Miércoles 24 de mayo de 2017 / Derechos

cúmplese’l décimu aniversariu de la Declaración de Naciones Xuníes sobre los Drechos de los Pueblos Indíxenes

Borrador con el que se está trabajando en la JGPA.

Asturianu

Esti añu cúmplese’l décimu aniversariu de la Declaración de Naciones Xuníes sobre los Drechos de los Pueblos Indíxenes. DNXDPI.

Tamién pasaren trés años de la celebración de la (única) Conferencia Mundial de los Pueblos Indíxenes.

El Dr. Rodolfo Stavenhagen (fallecíu hai pocos meses), que foi’l primer Rellator Especial sobre la situación de los Drechos Humanos de los Pueblos Indíxenes, alertó sobre la limitada voluntá política de los xefes d’Estáu:

“La euforia xenerada en setiembre del 2007 pola proclamación de la DNXDPI foi amenorgando adulces. Los cuatro Estaos que votaren en contra (Australia, Canadá, Estaos Xuníos de Norteamérica y Nueva Zelanda) cambiaron de posición dempués de que los criticaren mundialmente, y sumáronse a la Declaración. Pa la gran mayoría de los indíxenes nel mundiu l’almisión de la DNXPI nun significó entá cambeos nes condiciones de vida nin modificaciones importantes na situación de los drechos humanos”.

La Declaración establez un marcu ampliu de pautes pal respetu de los drechos sociales, económicos y culturales de los pueblos y nacionalidaes indíxenes del mundiu.

Constátase que na primer década de vida de la DNXDPI la voluntá política de los 193 xefes d’Estáu y de gobiernu menguó enforma. Los avances son limitaos. Nos trés primeros años dende la celebración de la Conferencia Mundial de Pueblos Indíxenes namás un númberu restrinxíu d’axencies de la ONX ellaboraron planes d’aición pa fortalecer los drechos de los pueblos indíxenes a nivel mundial.

Siguiendo la llinia de reflexón de R. Stavenhagen pue afirmase que pa la gran mayoría de los pueblos indíxenes a nivel mundial, la firma de la DNXDPI nun significó cambeos nes sos condiciones de vida. Los índices de probeza son altos, el retrasu social descomanáu, los niveles de desarrollu humanu baxos, incúmplense davezu los drechos humanos y desapósienlos de los recursos estratéxicos pa garantizar la so supervivencia.

Los DIEZ años de la Declaración suponen un momentu importante pa evaluar ya identificar los desafíos y pilancos que tovía persisten, y tamién les bones práctiques que puedan sirvir d’exemplu a la humanidá.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, foi ún de los oradores d’honor de la xornada preparatoria de los diez años na ONX:

"A lo llargo de los sieglos, los nuestros pueblos tuvieron que resistir invasiones y saqueos. Los invasores llegaben y apoderábense de too. Dempués de les polítiques de xenocidiu vieno la colonización, l’intentu d’arrebatar la nuestra identidá. Los pueblos indíxenes y los africanos conocemos bien estes histories. A los pueblos indíxenes encerrábenlos en reserves y a los africanos esclavizábenlos. Los pueblos indíxenes y africanos compartimos la mesma historia, poro non solo acompañamos, sinón qu’apoyamos les reclamaciones pa que los qu’esclavizaron paguen una compensación xusta".

La sesión pa conmemorar el décimu aniversariu tamién llamó a los Estaos a fortalecer el compromisu p’aplicar esa Declaración y garantizar l’acomodu de los pueblos autóctonos.

Asturies aprobaba nel 2010 la Estratexa de Cooperación colos Pueblos Indíxenes. Pero tevo paralizada nos últimos años, y l’Observatoriu Asturianu de los Drechos de los Pueblos Indíxenes, incluyíu nesa Estratexa, nunca se punxo en funcionamientu, polo que resulta imprescindible ponelu a trabayar, como parte tamién del cumplimientu de l’Axenda 2030 , de los Alcuerdos de París sobre’l cambéu climáticu , y de los Oxetivos de Desarrollu Sostenible , a los que los pueblos indíxenes fixeron bien d’aportaciones.

N’Asturies la Declaración difundióse en miles d’exemplares , en dos ediciones socesives, por una institución que yá nun hai: la Procuradora Xeneral.

Los compromisos pa cumplir y faer cumplir n’Asturies los conteníos de la Declaración del 2007 (que trata temes como los drechos colectivos, los drechos culturales y la identidá, y los derechos a la salú, la educación, y l’emplegu, ente otros, y qu’enfatiza’l drechu de los pueblos indíxenes a preservar y fortalecer les sos propies instituciones, cultures y tradiciones y de trabayar pol so desarrollu acordies coles sos aspiraciones y necesidaes) correspuenden al gobiernu asturianu y la Xunta Xeneral del Principáu d’Asturies insta a honrar y desarrollar activamente los drechos de la citada declaración, como parte sustancial de la emerxencia climática y de la cosmovisión diferenciada de les nacionalidaes y pueblos indíxenes sobre cómo cudiar y respetar a lo que llamen Madre Tierra.


Castellano

Se cumple este año el décimo aniversario de la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. DNUDPI.

También han transcurrido tres años de la celebración de la (única) Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas.

El Dr. Rodolfo Stavenhagen, (fallecido hace pocos meses) , que fue el primer Relator Especial sobre la situación de los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas, alertó sobre la limitada voluntad política de los Jefes de Estado:

“La euforia generada en septiembre de 2007 por la proclamación de la DNUDPI se ha ido menguando poco a poco. Los cuatro Estados que habían votado en contra (Australia, Canadá, Estados Unidos de Norteamérica y Nueva Zelanda) cambiaron de posición después de haber sido mundialmente criticados, y se adhirieron a la Declaración. Para la gran mayoría de los indígenas en el mundo la adopción de la DNUPI no ha significado aún cambios en sus condiciones de vida ni profundas modificaciones en la situación de sus derechos humanos”.

La Declaración establece un marco amplio de pautas para el respeto de los derechos sociales, económicos y culturales de los pueblos y nacionalidades indígenas del mundo.

Se constata que en la primera década de vida de la DNUDPI, la voluntad política de los 193 Jefes de Estado y de Gobierno ha disminuido considerablemente. Sus avances son limitados. En los tres primeros años desde la celebración de la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas, sólo un restringido número de agencias de la ONU han elaborado sus planes de acción para fortalecer los derechos de los pueblos indígenas a nivel mundial.

Siguiendo la línea de reflexión de R. Stavenhagen, se puede afirmar que para la gran mayoría de los pueblos indígenas a nivel mundial, la adopción de la DNUDPI, no ha significado cambios en sus condiciones de vida. Son altos los índices de pobreza, es gigantesco el rezago social, son bajos los niveles de desarrollo humano, se violan frecuentemente sus derechos humanos y son despojados de sus recursos estratégicos para garantiza su supervivencia.

Los DIEZ Años de la Declaración suponen un momento importante para evaluar e identificar los desafíos y obstáculos que aún persisten , así como las buenas prácticas que puedan servir de ejemplo a la humanidad.

El presidente de Bolivia, Evo Morales fue uno de los oradores de honor de la jornada preparatoria de los Diez años en la ONU:

"A lo largo de los siglos, nuestros pueblos han tenido que resistir invasiones y saqueos. Los invasores llevaban y se adueñaban de todo. Después de las políticas de genocidio vino la colonización, el intento de arrebatar nuestra identidad. Los pueblos indígenas y los africanos conocemos bien estas historias. A los pueblos indígenas los encerraban en reservaciones y a los africanos los esclavizaban. Los pueblos indígenas y africanos compartimos la misma historia, por eso no sólo acompañamos, sino que apoyamos los reclamos para que quienes esclavizaron paguen una justa reparación".

La sesión para conmemorar el décimo aniversario también llamó a los Estados a fortalecer su compromiso para implementar dicha Declaración y garantizar el bienestar de los pueblos autóctonos.

Asturias aprobaba en 2010 su Estrategia de cooperación con los pueblos indígenas. Pero ha estado paralizada en los últimos años, y el Observatorio asturiano, de los derechos de los pueblos indígenas, incluido en dicha Estrategia, nunca ha sido puesto en funcionamiento, por lo que resulta imprescindible ponerlo a trabajar, como parte también del cumplimiento de la Agenda 2030 , de los Acuerdos de París sobre el cambio climático, y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible , a los que los pueblos indígenas hicieron numerosos aportes.

En Asturias la Declaración fue difundida en miles de ejemplares , en dos ediciones sucesivas, por una institución que ya no existe, la Procuradora General.

Los compromisos para cumplir y hacer cumplir en Asturias los contenidos de la Declaración de 2007 ,( que aborda temas como los derechos colectivos, los derechos culturales y la identidad, y los derechos a la salud, la educación, y el empleo entre otros, y que enfatiza el derecho de los pueblos indígenas de preservar y fortalecer sus propias instituciones, culturas y tradiciones y de trabajar por su desarrollo de acuerdo a sus aspiraciones y necesidades), corresponde al gobierno asturiano, y la JGPA insta a honrar y desarrollar activamente los Derechos de la citada Declaración, como parte sustancial de la emergencia climática y de la cosmovisión diferenciada de las nacionalidades y pueblos indígenas sobre cómo Cuidar y Respetar a lo que llaman Madre Tierra.