Sábado 26 de marzo de 2016 / Resistencia

Defensoras

POSICIONAMIENTO RED NACIONAL DE DEFENSORAS DE DERECHOS HUMANOS EN HONDURAS ANTES QUE NOS VAYAMOS A DESCANSAR Y OLVIDEMOS...

Berta Cáceres, nuestra compañera hermana del COPINH, nuestra aliada en el intento de construir una práctica antipatriarcal en las luchas territoriales contra el capitalismo y el racismo, a quien consultábamos formas en esto de construir red que nos articula como Defensoras y Feministas, Berta la compita de expresiones particulares que calificaban la peligrosidad con su infaltable “esta perro”, la que frente al desánimo se apuraba a decir “no se agüite”. Berta Cáceres la que nos invitó a refundarnos por adelantado, para vivir desde nosotras y desde nuestras organizaciones y comunidades un poder diferente, uno que no es el formal que conocemos, que es como lo que fue ella, antisistémica. Todas esas Bertas que son una sola y que somos nosotras ahora, si retomamos su compromiso a través de la lucha del COPINH, hemos emprendido muchas acciones desde la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras que a su vez somos parte de la Plataforma del Movimiento Social y Popular de Honduras, PMSPH.

El pasado 17 y 18 de Marzo las calles de Tegucigalpa se llenaron de color, consignas, espiritualidad, tambores, gritos clamando justicia en la Movilización Nacional de los Pueblos Indígenas “Berta Cáceres Vive” Los pueblos Garífuna, Lenca, Pech, Tawaka, Miskito, Maya-chortí, Tolupán nos juntamos y fueron varias oficinas públicas las que conocieron su presencia, apenas unas pocas les recibieron con personeros de rango menor y denunciamos que lejos de ofrecer las respuestas a las que están obligados respecto a la ilegalidad de las concesiones de recurso hídrico y minero, por inconsulta y violatoria del Convenio 169 de la OIT, se apresuraron a decir que el retiro de apoyos financieros de organismos internacionales serían responsabilidad nuestra. Sin reconocer que es su política de estado de exterminio a defensoras y defensoras de derechos humanos como a población joven y mujeres empobrecidas la que efectivamente hace del país un lugar inseguro para quienes habitamos en él, y no para su perversa intensión de vender al país al mejor postor.

El calor de esta ciudad encementada rebotaba en las caras de la gente de los pueblos que peregrinaban sus calles devastadas de árboles por sus autoridades locales, “ya no hay árboles ni brisa”, decía Miriam Miranda, auténtica lidereza de OFRANEH y la PMSPH, “ya no hay árboles ni brisa, pero hay gente resistiendo en este otro territorio recuperado”, eran sus agitadoras palabras en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras a la que los pueblos entraron triunfantes como los héroes nacionales que son, aplausos, llantos de emoción, Berta en el recuerdo de todas, presente como siempre y como nunca, pintado su rostro en las paredes, en mantas, en consignas, en los cuerpos de muchachas y muchachos que entienden que su academia debe traducirse en compromiso de lucha.

Durante los mismos días de la movilización pero terminando el 20 de marzo organizamos y recibimos la visita de una Misión Internacional de alto nivel en la que participaron Diputados del Parlamento Europeo, madres de Plaza de Mayo, Diputados del Congreso de México, integrantes de Jubileo Sur, Diálogo 2000, Grito de los Excluidos, redes ambientalistas y movimiento social por el agua y la tierra, personalidades todas en las luchas particulares y la oficialidad desde la oposición que en su lugar ocupan, para armar un grupo de personas que junto al movimiento social y popular hondureño, exigieron justicia para Berta Cáceres. La Misión Internacional no fue recibida en la mayor parte de las instancias gubernamentales en las que solicitó cita desde las Oficinas del Parlamento Europeo en Bruselas, primera expresión de su falta de voluntad política en el esclarecimiento del asesinato de nuestra compañera.

La presencia de la Misión y su compromiso de dar seguimiento en esta exigencia de justicia es de suma importancia y como bien expresaron en su Informe Preliminar, les preocupa la gravedad de falta de garantías, la falta de independencia en el sistema judicial, la falta de respeto al derecho internacional en la concesión a mega-proyectos y la falta de razón legal y el peligro que corre el compañero Gustavo Castro al no ser tratado como víctima y testigo en el caso.

La Red de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras denuncia la indefensión que están viviendo lideres, lideresas y la población de Río Blanco organizada en el COPINH, quienes luego del asesinato de Berta Cáceres en una acción pacífica de reconocimiento territorial fueron dispersados a por la seguridad privada de DESA mientras caminaban en los alrededores del plantel de Agua Zarca, así como fueron perseguidos, detenidos y decomisado el bus, por policías, al movilizarse desde su comunidad a Tegucigalpa para participar en la Movilización Nacional de los Pueblos Indígenas.

Invitamos al pueblo en general, a las organizaciones sociales y populares, a los pueblos del mundo solidarios con las luchas por el cuidado y defensa de los territorios indígenas, a participar en la acción que se llevará a cabo en Río Blanco, en las orillas del Río Gualcarque para hacer ceremonia espiritual y memoria de la vida de Berta Cáceres en el 22 Aniversario del COPINH, el próximo domingo 27 de Marzo.

Que corran las sagradas aguas del Río Gualcarque, que vivan los pueblos que construyen su autonomía territorial, que viva el derecho a defender derechos.

Tegucigalpa, 22 de Marzo de 2016.
Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras