Jueves 4 de septiembre de 2014 / Derechos

conferencia ONU PPII: faltan 17 días..

ya hay un "documento dos" para seguir debatiendo el declarativo final.. pero "el alto nivel" de la Conferencia es anulado por muchos gobiernos que invisibilizan la Conferencia..

quedan 17 días..

"Las últimas décadas dan cuenta de ese proceso que algunos investigadores han llamado emergencia indígena. Sin dudas, ha existido por parte de los propios pueblos la necesidad de dejar de ser invisibles, de convertirse en protagonistas de su historia. Ha sido un proceso de recuperación de derechos y ya muchas constituciones en el caso de Latinoamérica reconocen esa condición multiétnica y pluricultural de una región tremendamente diversa.

Hoy decimos pueblos indígenas en la América Latina, y estamos hablando de unos 600 pueblos que agrupan a unos 60 millones de personas. Si sumamos a Norteamérica entonces el número es mucho mayor. También en el último tiempo han tenido lugar transformaciones estructurales importantes en términos de autonomía con aplicación de distintas formas de gobierno. Pero quizás lo más importante es que ya no se trata solo de demandar derechos sino también de hacer propuestas. Nociones como el “Vivir Bien” se van extendiendo y van poniendo sobre la mesa la necesidad de recuperar una relación de equilibrio con la naturaleza, de lograr una cultura de la vida.

No obstante, es importante decir que permanecen las enormes brechas que separan en cuanto a derechos a las poblaciones indígenas de las no indígenas y que el modelo de desarrollo neoliberal imperante continúa avasallando a estos pueblos que aún son expulsados de sus territorios de origen. De manera que uno de los principales desafíos está en lograr que lo que se ha conseguido en materia de derechos pueda convertirse en una realidad palpable y objetiva.

La celebración, en septiembre de este año, en la ONU, de la Con­fe­rencia Mundial sobre Pue­blos Indígenas (CMPI), pone en agenda un grupo de asuntos cruciales..

..lo más importante es proponer acciones concretas que involucren a los estados y que conduzcan a la aplicación efectiva de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU ."

En Casa de las Américas..

desde Chile proponen:

http://futatrawun.blogspot.com.es/2014/08/documento-para-conferencia-mundial-de.html

la CEPAL presentará otro Informe
http://www.fao.org/agronoticias/agro-noticias/detalle/en/c/242297/

"Los temas primordiales para los derechos de los pueblos indígenas en este momento son la tierra, el territorio y los recursos naturales; la libre determinación y autonomía; la educación propia de nuestros pueblos; el desarrollo de la cultura; la participación política en los espacios de toma de decisión, y el derecho a la consulta bajo el consentimiento libre previamente informado.

Hay otras temáticas, por supuesto, pero estas son las más importantes para garantizar la vida de nuestras comunidades y un instrumento nuevo en la Conferencia Mundial que nos permita cobijar la lucha de los pueblos indígenas en los países y tener un referente, como lo es ahora la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas y el Convenio 169 de la OIT.

Aunque este primer borrador de la declaración nos garantiza algunas cosas, aún es un documento débil. Buscamos uno más incidente hacia los países, más referencial, más avanzado y vigente en estos momentos para garantizar la continuidad de los derechos colectivos.

Existe hoy un gran movimiento de desplazamiento e imposición de megaproyectos dentro de este genocidio contra los pueblos indígenas. Todo lo que le están haciendo no solo a la Madre Tierra, sino lo que afecta la salud la contaminación de los ríos, los desplazamientos forzados, están llevando poco a poco a la desintegración comunitaria y de pueblos, y eso nos preocupa. Por eso creo que los temas álgidos que estamos nombrando tienen que ver con la toma de decisión de los pueblos indígenas en cualquier ámbito que los afecte: la salud, la educación, la cultura, la participación o aquello que se llama democracia participativa del territorio.

La privatización y violación de estos derechos no tiene por qué darse en las naciones que han firmado instrumentos internacionales sobre los derechos indígenas, o que brindan un respeto, reconocimiento y salvaguarda de los derechos de los colectivos. A veces, las leyes nacionales van contrarias en los países con los que se firma una ley a nivel internacional.

La agenda que se lleva en este siglo, en esta segunda década de los pueblos indígenas que ahora termina, va a generar una expectativa grande en los desarrollos de los derechos de las autonomías locales que nos corresponden, y que no se hacen fuera de un estado, sino dentro de un territorio y pensando también en la humanidad.

Es responsabilidad de toda la humanidad, porque si los derechos colectivos desaparecen, se individualiza cada vez más la vida de los pueblos, de las ciudades. Si hay un retroceso en la agricultura ancestral, se contamina cada vez más con los químicos la salud de la población en general. Cada vez que desaparece una danza, una banda, una cultura, una forma de hablar o de tejer un telar de cintura, desaparece una parte de la riqueza de la humanidad.

Es un impacto que hay que crear en la conciencia de toda la gente, no solo en la lucha de los pueblos. Las nuevas generaciones podrían perder esa visión de la diversidad cultural, de los valores que han sido riqueza en diversos lugares, como la misma gastronomía, por ejemplo. Hay varios temas que eran difíciles de colocar, pero que han sido la defensa de los pueblos indígenas para no desaparecer.

Existe una atracción por toda la cultura indígena, pero cuando se habla de derechos civiles, políticos, sociales, económicos, hay una resistencia y oposición de los países. Restan el reconocimiento de los pueblos indígenas a la autonomía y la libre determinación que son capaces de ejercer en el acceso a la justicia, entre otras cosas muy primordiales." Martha Sánchez Néstor, lideresa amuzga, Guerrero-México http://www.ilsb.org.mx/desafios-de-los-pueblos-indigenas-en-la-voz/

el documento a ratificar y debatir:

Proyecto de documento final para ser adoptado por la Asamblea General

el 22 de septiembre de 2014

69/. Documento final de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General: La Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas

La Asamblea General

Aprueba el siguiente documento final:

Documento final de la Reunión de Alto Nivel de la Asamblea General: La Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas

1. Nosotros, los Jefes de Estado y de Gobierno, Ministros y representantes de los Estados Miembros, reafirmando nuestro solemne compromiso con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, en un espíritu de cooperación con los Pueblos Indígenas del mundo, reunidos en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York el 22 y 23 de septiembre de 2014, con motivo de la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas, para reiterar el papel importante y continuo de las Naciones Unidas en la promoción y protección de los derechos de los Pueblos Indígenas.

2. Celebramos los procesos preparatorios de los pueblos indígenas para la Conferencia Mundial incluyendo la Conferencia Preparatoria Global Indígena para la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas realizado en Alta, Noruega[1], en junio de 2013. Tomamos nota del documento final de la Conferencia de Alta y otras contribuciones hechas por los pueblos indígenas. También, celebramos el proceso preparatorio inclusive para esta Reunión Plenaria de Alto Nivel, incluyendo la participación integral de los representantes de los pueblos indígenas.

3. En la adopción de este documento final, reafirmamos nuestro compromiso a consultar y a cooperar de buena fe con los pueblos indígenas por medio de sus instituciones representativas antes de aprobar cualquier proyecto que afecte a sus tierras o territorios y recursos o antes de adoptar y aplicar medidas legislativas o administrativas que los afecten, a fin de obtener su consentimiento libre, previo e informado.

4. Reafirmamos nuestro solemne compromiso de respetar, promover y fomentar y de ninguna manera menoscabar los derechos de los pueblos indígenas, incluyendo los establecidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, adoptada por la Asamblea General el 13 de septiembre de 2007[2].

5. Además de la Declaración, recordamos otros importantes logros de las últimas dos décadas en la construcción de un marco internacional para la promoción de los derechos y aspiraciones de los pueblos indígenas del mundo, incluyendo el establecimiento del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, la creación de un Mecanismo de Expertos sobre los Derechos del Pueblos Indígenas y el nombramiento de un Relator Especial sobre los Derechos de los Pueblos indígenas. Nos comprometemos a dar seguimiento a las recomendaciones y dictámenes remitidos por estos organismos en cooperación con los pueblos indígenas.

6. Alentamos a los Estados que aún no han ratificado o no se han adherido al Convenio sobre pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo, 1989 (Núm 169), a la posibilidad de hacerlo; recordamos la obligación bajo el Convenio de los Estados que ratifiquen de desarrollar una acción coordinada y sistemática para proteger los derechos de los pueblos indígenas[3].

7. Reafirmamos nuestro compromiso a tomar medidas legislativas, políticas y administrativas para alcanzar los fines de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y para promover el conocimiento de la misma entre todos los sectores de la sociedad, especialmente a los Miembros del Parlamento, el poder judicial y el servicio civil.

8. Nos comprometemos a cooperar con los pueblos indígenas, por medio de sus propias instituciones representativas, para preparar e implementar los planes de acciones nacionales en lo pertinente, destinados a alcanzar los fines de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

9. Nos comprometemos a garantizar que los planes de acciones nacionales incluyan medidas específicas para abordar los derechos de las personas indígenas con discapacidad. Nosotros apoyaremos, en colaboración con los pueblos indígenas el desarrollo de capacidad para personas indígenas con discapacidad para participar efectivamente en la preparación e implementación de estos planes de acciones, y garantizar que las estructuras legislativas, políticas y administrativas relacionados a los pueblos indígenas son inclusive de las personas indígenas con discapacidad.

10. Nos comprometemos a empoderar, cooperar y a coordinar con los pueblos indígenas para desglosar los datos y utilizar los indicadores culturales apropiados del bienestar de los pueblos indígenas para abordar la situación y las necesidades de los pueblos indígenas e individuos, en particular los ancianos, mujeres, jóvenes, niños y personas con discapacidades.

11. Nos comprometemos, con la plena, igual y efectiva participación de los pueblos indígenas, a proveer recursos adecuados que permitan el empoderamiento de los pueblos indígenas para proveer y tener acceso a la educación culturalmente adecuada y de alta calidad, la salud, la vivienda, y los demás programas económicos y sociales para mejorar su bienestar.

12. Nos comprometemos a garantizar que los pueblos indígenas e individuos disfruten del nivel más alto posible de salud física, mental y espiritual. Nosotros mejoraremos acceso a la salud sexual y reproductiva y reducir la tasa de VIH/SIDA, malaria y las enfermedades no transmisibles, a través del aumento de los recursos y enfocando en prevención. También, respetaremos prácticas de salud tradicionales, las ciencias y las medicinas de los pueblos indígenas.

13. Nosotros apoyaremos el empoderamiento y desarrollo de capacidad de la juventud indígena para su participación en los procesos de toma de decisión. Nos comprometemos a desarrollar, en consulta con los pueblos indígenas, políticas, programas y recursos para la juventud indígena que dan prioridad a la sensibilización y la comprensión de sus derechos, la salud, la educación y la transmisión de los conocimientos tradicionales, las lenguas y las prácticas.

14. Reconocemos que las instituciones de justicia de los pueblos indígenas pueden desempeñar un papel positivo en la resolución de disputas y contribuir a las relaciones armoniosas dentro de las comunidades de los pueblos indígenas y dentro de la sociedad, en consonancia con las normas, estándares y principios internacionales de derechos humanos. Nos comprometemos a la coordinación y el diálogo con las instituciones de justicia de los pueblos indígenas.

15. Nos comprometemos a apoyar el empoderamiento de las mujeres indígenas. Nosotros formularemos e implementaremos, en cooperación con los pueblos indígenas, particularmente mujeres indígenas y sus organizaciones, políticas y programas diseñados para promover desarrollo de capacidad y potencializar su liderazgo. Nosotros apoyaremos medidas que garanticen la participación plena y efectiva de las mujeres indígenas en los procesos de toma de decisión en todos los niveles y en todas las áreas, y eliminar barreras para su participación en la vida política, económica, social y cultural.

16. Nosotros incrementaremos, como una cuestión prioritaria, en cooperación con los pueblos indígenas, nuestros esfuerzos para prevenir y eliminar todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres indígenas e individuales, en particular, la violencia en contra de la mujer, la juventud y los niños, por medio del fortalecimiento jurídica, política y marcos institucionales.

17. Nos comprometemos a establecer a nivel nacional, conjuntamente con los pueblos indígenas pertinentes, mecanismos justos, independientes, imparciales, abiertos y transparentes para reconocer, fomentar y adjudicar los derechos de los pueblos indígenas en relación con sus tierras, territorios y recursos. Tales mecanismos serán culturalmente apropiados y flexibles, y competente para salvaguardar el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas antes del desarrollo o la utilización de las tierras, territorios y recursos.

18. Nos comprometemos a abordar el impacto o el potencial impacto de los grandes proyectos de desarrollo, incluidas las industrias extractivas, sobre los pueblos indígenas, y de asegurar la transparencia y la participación en los beneficios. Los derechos de los pueblos indígenas en relación con el desarrollo de sus tierras, territorios y recursos, serán incorporadas a las leyes, a las políticas y a las prácticas.

19. Nos comprometemos a desarrollar, conjuntamente con los pueblos indígenas pertinentes, políticas, programas y los recursos para apoyar las ocupaciones, las economías, los medios de subsistencia, las semillas y la seguridad alimentaria de los pueblos indígenas.

20. Nos comprometemos a dar efectividad al derecho de los pueblos indígenas a sus sitios religiosos y culturales, así como instamos a todos los Estados de proveer el acceso a y la repatriación de objetos de ceremonia y de restos humanos. Nosotros estableceremos mecanismos justos, transparentes y eficaces para el acceso y para la repatriación a nivel nacional e internacional conjuntamente con los pueblos indígenas pertinentes.

21. Instamos a los Estados Miembros a iniciar los procesos para desmilitarización de las tierras y territorios de los pueblos indígenas, a menos que la actividad militar justifique una razón de interés público pertinente. Donde exista las actividades militares, instamos a los Estados Miembros a iniciar inmediatamente consultas eficaces con los pueblos indígenas pertinentes.

22. Invitamos al Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en consulta con los pueblos indígenas, a recomendar a la 71 sesión de la Asamblea General sobre las opciones para utilizar los mecanismos existentes de las Naciones Unidas para promover más eficazmente el respeto y la plena aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos indígenas. En este proceso, el Consejo quizás pueda revisar el papel del Mecanismo de Experto sobre los Derechos de los Pueblos indígenas para mejorar asistir a los Estados Miembros a monitorear, evaluar y mejorar la implementación de la Declaración.

23. Instamos a los Órganos de Tratados de los Derechos Humanos a considerar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de conformidad con sus mandatos actuales. Nos comprometemos, incluir información sobre la aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas en nuestros informes a los Órganos de Tratados de los Derechos Humanos y en los procedimientos de Examen Periódico Universal.

24. Celebramos el papel cada vez más importante de las instituciones nacionales de derechos humanos[4], así como instituciones regionales de derechos humanos en la contribución de la consecución de los fines de la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos indígenas. Nosotros alentamos al sector privado, la sociedad civil y la academia de tomar un papel activo en el respeto, la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas.

25. Solicitamos al Secretario General que, en consulta y cooperación con los pueblos indígenas y los Estados Miembros, desarrollar un plan de acción para todo el sistema con recursos existentes, para garantizar un enfoque coherente para la plena realización de las disposiciones de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos indígenas.

26. Invitamos al Secretario General, a la luz de la necesidad de aumentar la conciencia sobre los derechos de los pueblos indígenas, a que considere el nombramiento de un funcionario de las Naciones Unidas al más alto nivel posible.

27. Invitamos al Consejo de los Derechos Humanos a considerar seguir examinando las causas y consecuencias de la violencia contra las mujeres y las niñas indígenas, en consulta con la Relatora Especial sobre la Violencia contra la Mujer y otros Procedimientos Especiales. También solicitamos al Consejo Económico y Social a instar a la Comisión de la Condición jurídica y social de la Mujer de decidir en su sesión 59 que "el empoderamiento de las mujeres indígenas" será un tema de prioridad en una sesión futura.

28. Basándose en el informe del Secretario General sobre los medios de promover la participación en las Naciones Unidas de los representantes de los pueblos indígenas sobre las cuestiones que les afectan[5], solicitamos al Secretario General de presentar propuesta concreta en la sesión 70 de la Asamblea General que permita la participación directa de los pueblos indígenas y sus instituciones representativas en las Naciones Unidas.

29. Invitamos al Consejo Económico y Social a organizar un panel de discusión de alto nivel junto con los pueblos indígenas, durante sus reuniones de coordinación y de gestión para revisar las políticas y los procedimientos sobre los pueblos indígenas en los órganos subsidiarios del ECOSOC.

30. Nos comprometemos a respetar las contribuciones de los pueblos indígenas para el manejo de ecosistema y el desarrollo sostenible. Esto incluye el conocimiento generado a través de la experiencia en la caza, la recolección, la pesca, el pastoreo y la agricultura, así como de sus ciencias, tecnologías y culturas.

31. Confirmamos que el conocimiento y las estrategias de los pueblos indígenas para mantener su entorno deben ser respetados y utilizados cuando desarrollamos las políticas, normas y medidas nacionales e internacionales sobre la prevención del cambio climático, la mitigación y la adaptación.

32. Decidimos dar la debida consideración a los derechos de los pueblos indígenas en el proceso de la elaboración de la agenda de desarrollo post-2015 y para incorporar la promoción y protección de sus culturas y derechos en la agenda del desarrollo a nivel nacional, regional e internacional.

33. Invitamos a los Estados miembros y activamente alentamos al sector privado, y otras instituciones para contribuir al Fondo de Contribuciones Voluntarias de las Naciones Unidas para los Pueblos Indígenas, el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para las Cuestiones Indígenas, el Fondo de Apoyo a los Pueblos Indígenas del FIDA, y la Alianza de Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas como medio de la promoción de los derechos de los pueblos indígenas en todo el mundo.

34. Solicitamos al Secretario General que incluya un enfoque específico sobre los pueblos indígenas en su informe final sobre la consecución de los objetivos de desarrollo del milenio.

35. Solicitamos al Secretario General, en coordinación con todas las entidades pertinentes del sistema de las Naciones Unidas, para informar sobre los avances a la 71 sesión de la Asamblea General y formular recomendaciones, según proceda, para nuevas medidas concretas para implementar este documento final.

36. Solicitamos al Secretario General que vuelva a discutir las repercusiones financieras, en su caso, en el sexagésimo período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.


[1]Documento Final de Alta A/67/994.

[2]A/RES/61/295.

[3]United Nations, Treaty Series, vol. 1650, No. 28383.

[4]A/RES/68/171.

[5]A/HRC/21/24.