Viernes 10 de febrero de 2012 / Derechos

Conferencia ONU Pueblos Indigenas

http://www.prensaindigena.org.mx/?q=content/onu-ante-la-conferencia-mundial-de-pueblos-ind%C3%ADgenas-de-2014 {{Naciones Unidas:}} {“Decide organizar una reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General, que recibirá el nombre de Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas y que se celebrará en 2014, con el fin de intercambiar puntos de vista y las mejores prácticas sobre el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas, incluido el cumplimiento de los objetivos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, e invita al Presidente de la Asamblea General a celebrar consultas de composición abierta con los Estados Miembros y los representantes de los pueblos indígenas en el marco del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, así como con el Mecanismo de Expertos sobre los derechos de los pueblos indígenas y el Relator Especial, con miras a determinar las características de esa reunión, incluida la participación de los pueblos indígenas en la Conferencia”.} {{Representantes indígenas:}} {“Queremos establecer los siguientes requisitos que, en nuestra opinión, son los mínimos necesarios para la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas en la Conferencia Mundial…”.} Naciones Unidas {{{Asamblea General}}} 12 de noviembre de 2010 *1063637* Sexagésimo quinto período de sesiones {{Tercera Comisión }} Tema 65 a) y b) del programa Cuestiones indígenas: Segundo Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo Argentina, Australia, Benin, Bolivia (Estado Plurinacional de), Cuba, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, Finlandia, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Noruega, Panamá, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela (República Bolivariana de): proyecto de resolución revisado {{Cuestiones indígenas }} {La Asamblea General,} {Recordando} todas sus resoluciones pertinentes y las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos y del Consejo Económico y Social relativas a los derechos de los pueblos indígenas, {Recordando también} su resolución 59/174, de 20 de diciembre de 2004, sobre el Segundo Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo (2005-2014), {Recordando además } la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, de 20071, que trata de sus derechos individuales y colectivos, Recordando el Documento Final de la Cumbre Mundial 20052 y el Documento Final de la Reunión plenaria de alto nivel del sexagésimo quinto período de sesiones de la Asamblea General sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio3, {Recordando también} la resolución 15/14 del Consejo de Derechos Humanos, de 30 de septiembre de 2010, en la cual el Consejo decidió prorrogar el mandato del Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas, así como su resolución 15/7, de 30 de septiembre de 2010, sobre los derechos humanos y los pueblos indígenas, {Tomando nota} de la primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, organizada por el Estado Plurinacional de Bolivia en Tiquipaya, Cochabamba, del 20 al 22 de abril de 2010, Preocupada por la situación de desventaja extrema en que se encuentran normalmente los pueblos indígenas en toda una serie de indicadores sociales y económicos y los obstáculos que les impiden disfrutar plenamente de sus derechos, 1. Acoge con beneplácito la labor del Relator Especial y toma nota con aprecio de sus informes sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas4, y sobre el Segundo Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo5; 2. Acoge con beneplácito también el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre la situación del Fondo de contribuciones voluntarias de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas6; 3 Decide ampliar el mandato del Fondo de contribuciones voluntarias de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas, de forma que pueda ayudar a los representantes de las organizaciones y comunidades de pueblos indígenas a participar en los períodos de sesiones del Consejo de Derechos Humanos y de los órganos creados en virtud de los tratados de derechos humanos, sobre la base de un criterio de diversidad y continuidad y de acuerdo con las normas y los reglamentos pertinentes, especialmente la resolución 1996/31 del Consejo Económico y Social, de 25 de julio de 1996; 4. Insta a los gobiernos y a las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales a que sigan haciendo contribuciones al Fondo de contribuciones voluntarias de las Naciones Unidas para los pueblos indígenas y al Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para el Segundo Decenio Internacional, e invita a las organizaciones indígenas y a las instituciones privadas y los particulares a que hagan lo mismo; 5. Alienta a los Estados que todavía no han ratificado el Convenio sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes de la Organización Internacional del Trabajo (Convenio C169), o no se han adherido a él, a que consideren la posibilidad de hacerlo, así como la posibilidad de respaldar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas1, y celebra que cada vez más Estados respalden dicha Declaración; 6. Toma nota del informe del Secretario General sobre la evaluación de mitad de período de los progresos logrados en la consecución del propósito y los objetivos del Segundo Decenio Internacional7; 7. Exhorta a los Estados a que estudien las recomendaciones que figuran en la evaluación de mitad de período de la aplicación del Segundo Decenio Internacional e intensifiquen sus esfuerzos en el plano nacional e internacional, incluida la cooperación internacional para la solución de los problemas a que se enfrentan los pueblos indígenas en esferas tales como la cultura, la educación, la salud, los derechos humanos, el medio ambiente y el desarrollo social y económico, 8. Decide organizar una reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General, que recibirá el nombre de Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas y que se celebrará en 2014, con el fin de intercambiar puntos de vista y las mejores prácticas sobre el ejercicio de los derechos de los pueblos indígenas, incluido el cumplimiento de los objetivos de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas, e invita al Presidente de la Asamblea General a celebrar consultas de composición abierta con los Estados Miembros y los representantes de los pueblos indígenas en el marco del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas, así como con el mecanismo de expertos sobre los derechos de los pueblos indígenas y el Relator Especial, con miras a determinar las características de esa reunión, incluida la participación de los pueblos indígenas en la Conferencia; 9. Solicita al Secretario General que, en consulta con los Estados Miembros, las organizaciones y mecanismos competentes de las Naciones Unidas y otros interesados, incluidas las organizaciones de pueblos indígenas, le presente en su sexagésimo séptimo período de sesiones un informe en que se evalúen los progresos logrados en la consecución de los propósitos y los objetivos del Segundo Decenio Internacional y sus efectos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio; 10. Decide seguir examinando esta cuestión en su sexagésimo sexto período de sesiones en relación con un tema titulado “Derechos de los pueblos indígenas”. {{Reunión abierta de intercambio de ideas de los pueblos indígenas sobre la Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígenas 2014}} _ Copenhague, Dinamarca, 13-14 de enero de 2012 {{{Resolución}}} Los participantes en la reunión abierta de intercambio de ideas sobre la Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígenas 2014, celebrada en Copenhague, Dinamarca, el 13 y 14 de enero de 2012 (‘la reunión’) deciden por consenso las siguientes medidas que deben adoptarse con el objetivo de garantizar la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas en la Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígenas 2014 (‘la Conferencia Mundial’), establecida por la resolución A/C.3/65/L.22/rev.1 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Al tomar estas decisiones, afirmamos que la Conferencia Mundial debe ser coherente con los estándares establecidos por las Naciones Unidas para el reconocimiento y respeto de los derechos de los pueblos indígenas del mundo, que nunca pueden estar por debajo de los estándares establecidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Queremos establecer los siguientes requisitos que, en nuestra opinión, son los mínimos necesarios para la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas en la Conferencia Mundial: 1. Un co-facilitador nominado por los indígenas que se nombrará conjuntamente con el facilitador que el Presidente de la Asamblea General elegirá para trabajar sobre las modalidades de la Conferencia Mundial. Los participantes en la reunión nominaron a John Henriksen, Representante del Consejo Parlamentario Sámi, para que sea nombrado como co-facilitador indígena. 2. Se ha establecido un grupo coordinador indígena mundial de nueve miembros compuesto por representantes de cada una de las siete regiones indígenas, que son África, el Ártico, Asia, América Latina, Norteamérica, el Pacífico y Rusia, más una representante de las mujeres indígenas y un representante de la juventud indígena. 3. Las delegaciones de los pueblos indígenas tendrán fácil acceso a la acreditación para la Conferencia Mundial y para las reuniones preparatorias relevantes. 4. Las instituciones de gobierno de los pueblos indígenas, incluyendo naciones, consejos, parlamentos y gobiernos, incluidos gobiernos tradicionales, deben ser reconocidas como gobiernos y acreditadas para participar en pie de igualdad con los Estados. 5. Si los pueblos indígenas deciden convocar procesos preparatorios locales, nacionales, regionales y globales de cara a la Conferencia Mundial, dichos procesos deberán ser reconocidos oficialmente como parte del proceso preparatorio de la Conferencia Mundial. Pedimos a los Estados y agencias de las Naciones Unidas que proporcionen fondos para la participación plena y efectiva de los Pueblos Indígenas en la Conferencia Mundial, teniendo debidamente en cuenta los procesos preparatorios. {{{¿Mantendrá la ONU su compromiso de garantizar la participación plena de los pueblos indígenas?}}} 19 enero 2012 Participantes en la reunión El viernes y sábado pasados, unos 30 representantes de los pueblos indígenas y expertos invitados de la ONU se reunieron en Copenhague para intercambiar ideas sobre cómo asegurar la plena participación de los pueblos indígenas en la planificación y celebración de la Conferencia Mundial de la ONU sobre Pueblos Indígenas de 2014. La Asamblea General de la ONU decidió, en su 65ª sesión en 2010, que se organizara una Conferencia Mundial sobre pueblos indígenas. Sin embargo, todavía no está muy claro ni se ha decidido el formato que tendrá dicha Conferencia, ya que la resolución de la ONU simplemente menciona la organización de “una reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General que recibirá el nombre de Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas.” La reunión de pueblos indígenas para el intercambio de ideas de Copenhague fue organizada por la Representación del Gobierno de Groenlandia en Copenhague, el Parlamento Sami de Noruega e IWGIA y fue inaugurado por el Primer Ministro de Groenlandia Kuupik Kleist, el Ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, Villy Søvndal, y el Relator Especial de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, James Anaya. En su discurso inaugural, James Anaya saludó la Conferencia Mundial como una celebración del hecho de que los pueblos indígenas están todavía presentes y contribuyendo a un mundo de dignidad y respeto a los derechos humanos y la diversidad, a la vez que como un catalizador para dar un paso más hacia la plena aplicación del derecho de los pueblos indígenas a la participación, en particular en el sistema de la ONU. El desafío para la ONU, en relación con este proceso, es si será capaz de cumplir con su propia declaración y dar a los pueblos indígenas el espacio necesario para que ejerzan su derecho de participación. Por tanto, el tema central de los dos días de discusiones fue la urgente necesidad de definir modalidades que garanticen que los pueblos indígenas pueden participar plenamente tanto en el proceso preparatorio de la Conferencia Mundial como en la conferencia misma, en igualdad de condiciones. Como señaló Kuupik Kleist: “el texto de la resolución, que señala que la Conferencia Mundial será una reunión plenaria de alto nivel de la Asamblea General plantea de salida preocupaciones sobre si las normas o procedimientos habituales de la Asamblea General podrán acomodar la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas.” Aunque “los pueblos indígenas cada vez se sienten más en casa en la ONU”, señaló, “para poder realmente hacer de la ONU nuestro hogar nosotros, los pueblos indígenas, debemos poder tomar parte en las tareas domésticas y familiares de la ONU”. El resultado de la reunión de Copenhague es una resolución que afirma la importancia de mantener los estándares establecidos por la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y que plantea una serie de requisitos mínimos en relación con la participación de los pueblos indígenas en el proceso, incluido el nombramiento por la ONU de un co-facilitador indígena que debería trabajar conjuntamente con el Embajador nombrado por los Estados, el establecimiento de un grupo de coordinación indígena, las modalidades para la acreditación de las delegaciones de los pueblos indígenas y el pleno reconocimiento de los propios procesos preparatorios de los pueblos indígenas y de sus órganos de gobierno. Los participantes también celebraron y apoyaron la iniciativa del Parlamento Sami de organizar una conferencia mundial preparatoria indígena en Alta, Noruega, en junio de 2013. Después de un día y medio de discusiones a puerta cerrada, la reunión incluyó un diálogo abierto con gobiernos. Además de Dinamarca y Groenlandia, los Gobiernos de México, Bolivia, Guatemala, Canadá y Noruega estuvieron representados por sus embajadas en Dinamarca. Al final de la reunión, los participantes expresaron sus expectativas positivas sobre la voluntad de los gobiernos de seguir el ejemplo de Dinamarca e incorporar las demandas de los pueblos indígenas en el proceso. “Tenemos ahora una oportunidad de oro para demostrar en la práctica que podemos implementar ese elemento clave de Declaración, garantizando que se respete el derecho de los pueblos indígenas a la participación plena y efectiva en todas las etapas de la preparación y en la toma de decisiones sobre la Conferencia Mundial”, señaló el Ministro danés de Asuntos Exteriores, que además prometió que “el gobierno danés trabajará para que se avance en la dirección correcta”