Viernes 4 de marzo de 2011 / Resistencia

Vida en el Territorio Embera de Cañamomo Lomaprieta

visitando las comunidades del resguardo indigena de Cañamomo Lomaprieta en Riosucio Caldas

Cañamomo Lomaprieta. Territorio de Vida.

El Territorio.
Desde hace dos meses el grupo protierra San Antonio, del Resguardo Indígena Cañamomo Lomaprieta, están trabajando las nuevas tierras, resultado de la ocupación iniciada el 12 de octubre de 2009, que ahora ha tenido ya éxito pleno.
El doce de octubre en la madrugada entraron, ocuparon y duraron alli hasta el 21 de diciembre. Se inició un dialogo con el gobierno, con el terrateniente y con el auspicio de todo el resguardo. Tras un año de negociaciones 11 familias se han puesto de acuerdo en trabajar colectivamente las treintaytantas hectáreas, con bonitas perspectivas para construir una granja diversificada en el lugar donde solamente hay potreros.. y para ello los mayores aconsejan, con mucha pasión, esas tareas colectivas apoyadas desde la organización.

La Vida
El 8 de junio del 2003 asesinaron a Gabriel Ángel Cartagena, principal líder indígena de Caldas y firme aspirante a la alcaldía de Riosucio,
En el ataque también murieron Hugo Tapasco Guerrero, Diego Suárez León y Fabio Hernán Tapasco Largo, contratista del programa de vivienda del resguardo.
Hace pocos dias fueron sentenciados varios de los asesinos., aun falta por sentenciar a quienes dieron las órdenes.
http://www.miradoriu.org/spip.php?article222

El Territorio.
“Desde aquí arriba veiamos toda la tierra lisa del latifundio, y era un dolor, sin árboles, solo potreros para el ganado, sin apenas casas, con escaso trabajo, deteriorándose el suelo, el agua desapareciendo…”
Va comentando uno de los mayores, del Consejo de gobierno del resguardo, y continua:
“tras la recuperación del 84 los cultivos se diversificaron, los árboles se plantaron otra vez, el agua volvió de nuevo..”

El Territorio y la Vida: El Gobernador suplente nos explica en su despacho el componente espiritual del Buen Vivir que defienden y trasladan al Plan de Vida del resguardo.
Sin espacio de continuidad señala que el estado solo aporta 2mil millones de pesos al resguardo, pese a que hay 22mil personas en él. (o sea como si un ayuntamiento de esa población tuviera que atender las necesidades de la gente con 800mil euros),
Y añade que si precisan 18.000 has para trabajar dignamente, solamente tienen 4000, fruto del historico despojo.

La Ceiba de Guamal.
Una comunidad de descendientes afros se asienta en medio del resguardo indigena, y forman parte integral del mismo.
En su larga historia, esta comunidad procedente del esclavismo, también tuvo por terrateniente a la iglesia. Y en las luchas por recuperar el territorio, uno de los gobernadores fue excomulgado, nos cuentan

La Vida.
Si el 80% de la población del municipio de Riosucio es indigena, la alcaldia la ostenta la derecha uribista antiindígena, cuyo máximo interés es eliminar el resguardo, intentar dividir a los comuneros, cobrar impuestos directamente sin que el resguardo haga valer su autoridad legítima e histórica, en base también a las leyes colombainas que mucho hablan de protección a los pueblos indígenas y muy poco lo practican.
Ahora, lo sucedido el año anterior con la candidatura de Hernando Hernandez a la cámara de representantes , ha puesto al descubierto la estafa electorera: ni siquiera el voto ni el de su familia, en su comunidad, aparecian, y se los habian colocado a otra candidatura. HH reclamó, apeló, alegó y demostró las irregularidades y ahora es diputado. Lo mismo se presupone que ha estado ocurriendo con las otras elecciones: un robo descarado de votos a la hora de contabilizarlos en las actas.. para que los alcaldes sean adversos.

El Territorio, escaso pero cohesionado, del resguardo es lugar de Vida y construcción de Soberania Alimentaria que los comuneros y comuneras muestran con orgullo a los visitantes de pachakuti.

Un proyectito del ayto de Gijón y otro de Avilés contribuyen al desarrollo de programas donde la recuperación de medicinas nativas, de viveros de nuevos arboles, de uso de abonos orgánicos, de protección de nacederos de agua y de bosques y riveras de arroyos, se complementan con la formación práctica y teórica en torno a los saberes propios.

Ese territorio Embera sirve también y convoca a encuentros como el ocurrido en febrero de paneleros de toda Colombia, con problemas y expectativas comunes en la producción de la panela al modo artesanal.

O como el encuentro de final de marzo, también para toda Colombia, de zonas y territorios que se han declarado libres de transgénicos, y quieren formar plataforma común.

Un Territorio protegido por los saberes de los mayores, y por la organización de la guardia indígena, con perspectivas de constituirse en guardia ambiental y minera, debido a la grave avanzada de los intereses mineros que han puesto sus ojos en las riquezas auriferas que recorren el resguardo

La Vida.
Mercados campesinos, trueques e intercambios, muestras de resistencia en semillas, además de las vivencias culturales, son organizadas colectivamente, en mingas que ponen en común valores y sueños compartidos de justicia social con los elementos identitarios que tienen Vida porque se asientan en un Territorio, insuficiente todavía, con perspectivas de nuevas y perentorias recuperaciones de tierras, acompañados de los cerros sagrados protectores.