Lunes 3 de enero de 2011 / Sabiduría

Qhapaq Raymi

La festividad del Inti Qhapaq Raymi o la gran fiesta de la nueva vida, desde el 21 de diciembre.. en la agricultura, en la astronomía, en la cosmovisión, en el Buen Vivir..

Julio E. Torres Pallara
(Desde Lima, Perú. Especial para Argenpress )

El pasado 21 de diciembre en el calendario andino se recordó la festividad del INTI QHAPAQ RAYMI. Esta festividad prohibida y suplantada por los invasores occidentales, está vinculado con la agricultura, la astronomía y la cosmovisión andina.

Qhapaq Raymi y la agricultura andina

La festividad del INTI QHAPAQ RAYMI, es una festividad andina que corresponde al calendario andino vinculado a la actividad agrícola. Corresponde exactamente a valorar el tiempo en que la semilla ha brotado del vientre de la madre tierra, convertida en una planta pequeñita y llena de vida, por lo tanto es la FESTIVIDAD DE LA NUEVA VIDA, pues esta plantita crecerá, florecerá, madurara y dará frutos, convirtiéndose en la fuente de la seguridad y bienestar de la comunidad durante el tiempo venidero.

La festividad del Inti Qhapaq Raymi o la gran fiesta de la nueva vida, en el tiempo de nuestros antepasados se celebraba con gran majestuosidad. Pues como se trataba de una festividad dedicada a la continuación de la vida, estaba explícitamente dedicada a las nuevas generaciones, a los niños y jóvenes, que luego del gran ritual pasaban a formar parte viva, activa y sujetos de la comunidad en sí. (Iván Ignacio)

Esta festividad, como todas las manifestaciones culturales andinas fue prohibida y suplantada por el invasor occidental en esa tarea evangelizadora y genocida que implementaron en nombre de su dios y su rey, situación que subsiste vigente en la actualidad a través de los procesos civilizatorios que se ejercen por la educación formal e informal, las sectas religiosas y todos los sistemas mediáticos como la publicidad y los psicosociales.

De este modo la festividad de la vida, ha sido suplantada por la festividad occidental de la navidad, que en estos tiempos el milagroso mercado lo ha convertido en un espectáculo de hipocresía y lucro.

Qhapaq Raymi y la astronomía andina

Las actividades culturales del hombre andino estuvieron sostenidas por su sabiduría astronómica, de tal manera que sus estudios astronómicos fueron muy avanzados, y determinaron con gran precisión los diversos movimientos de la tierra y comprendieron que estos rigen la vida y tienen implicancias en el cambio climático.

Existen evidencias que determinaron la Variación de la inclinación del eje terrestre, a este eje denominaron Ch’ekkalluwa, o Ch’ekka Ñan

Determinaron la periodicidad del movimiento de traslación de la tierra alrededor del sol, o sea los solsticios de invierno y verano, así como los equinoccios de otoño y primavera.

El equinoccio de otoño está vinculado con la festividad de PAUKAR RAYMI. El solsticio de invierno está vinculado con el año nuevo andino y la festividad del INTI RAYMI. El equinoccio de primavera con la festividad del Q’OYA RAYMI. Y el solsticio de verano con la festividad del Q’APAQ RAYMI.

Qhapaq Raymi y la cosmovisión andina

Es algo muy evidente que toda actividad humana responde a una cosmovisión, a un pensamiento filosófico y para nosotros los pobladores del ande sería una muestra de ignorancia seguir creyendo la “verdad” occidental que niega esta realidad.

La nueva historia indica que antes de que Cristóbal Colon haya arribado al continente ABYA YALA (tierra en plena madurez o tierra de sangre vital) y Francisco Pizarro iniciara con la invasión al TAWANTINSUYO, aquí florecía la GRAN CULTURA ANDINA forjada por nuestros antepasados los INKAS continuación TIWANACU y PUKARA.

Es así que, MACHU PICCHU junto a los diversos restos arqueológicos de viviendas, observatorios astronómicos, infraestructura productiva agrícola, la variedad de productos alimenticios y medicinales, las expresiones de cultura viva como el respeto a la Madre Tierra, la práctica de la vida en comunidad, danzas como los Puli Pulis y los Sikuris, son apenas una pequeña muestra, no sólo de los adelantos científicos y tecnológicos, sino de un pensamiento que permitió la existencia de un pueblo sin exclusiones, sin pobreza, sin hambre, o sea de un pueblo de BUEN VIVIR – ALLIN KAUSAY.

¿Qué es el buen vivir -Allin Kausay-?

El Buen Vivir – Allin Kausay, es el objetivo estratégico superior de la existencia del hombre andino, que consiste en vivir espléndidamente en armonía con los miembros de su comunidad y los demás seres del cosmos. El Buen Vivir – Allín Kausay, se alcanza cuando el hombre logra Hacer Bien las cosas, Hacer Bien el trabajo – Allin Ruway, resultado del equilibrio o justo medio entre el sentir y pensar, o sea entre el Allin Munay ‘querer bien’ o ‘amar fuerte’ y el Allin Yachay ‘pensar bien’ o ‘razonar bien’.

Este propósito superior del hombre andino, tiene su origen en el entendimiento de que el cosmos, del que es parte, tiene vida y da vida, que el devenir del tiempo sucede cíclicamente y la visión espacial que tiene en el, es esférica.

En el cosmos, el tiempo y el espacio, han surgido de la Vinculación – Yanantinkuy de la paridad materia – energía, regido por la Leyes (J. Lajo):

• Ley de la paridad complementaria, de la existencia o de la corporeidad organizada: Yanantin.

• Ley de la oposición proporcional o del movimiento: Tinkuy

• Ley de la inestabilidad estructuradora, de la vincularidad gravitacional: Pachatussan.

• Ley del equilibrio o justo medio: Chekkalluwa

En el cosmos el tiempo y el espacio tienen (J. Lajo):

• Un ‘adentro-mínimo’ o Uku Pacha, del después-futuro (“de adentro viene el futuro”).

• Un ‘afuera-máximo’ o Hanan Pacha del antes-pasado y

• Un intermedio o “Taypi” en donde la ciclicidad de las anteriores se cruzan y se equilibran, dando origen al mundo ‘del aquí y del ahora’ o Kay Pacha, del microcosmos humano; que es “el instante del presente”.

Esta realidad compleja del cosmos, el hombre andino lo simbolizo mediante la CRUZ CUADRADA – CHACANA , que representa la vincularidad del círculo matricial y el cuadrado su pareja infinita, mediante las dos diagonales . (Javier Lajo)

• La primera diagonal con un ángulo de 45° respecto al eje vertical representa al Qhapaq Ñan, o «camino de los justos» o «Sachamama», que es un alineamiento geodésico de ciudades y observatorios estelares «intiwatanas» que eran usados como un sistema para monitorear y “re-equilibrar” el ángulo “optimo” de incidencia de los rayos del sol sobre la tierra. (Javier Lajo)

• La segunda diagonal con un ángulo de 20°43’, es la «gran diagonal», Ch’ekkalluwa, o Ch’ekka Ñan o también «Camino de la Verdad», que cruza los «tres Pachas». Ch’ekkalluwa es la Yakumama mítica, es la zona de contacto entre los dos cosmos, es el «soporte» o «viga maestra de la existencia» o PACHATUSSAN. Este ángulo correspondería originalmente al “ángulo optimo” del eje de rotación de la tierra, que hoy en día “esta vencido”, pues tiene una inclinación de 23° 50’ aproximadamente, por su inexorable inclinación paulatina. Este de 20º 43’, sería el ángulo «óptimo» u original del eje de rotación terráqueo y esta inclinación obtenida con la operación geométrica que crea la Chakana, sería la inclinación más apropiada u ‘óptima’ para la generación de la vida en su plenitud en la tierra. Además esta «inclinación óptima» es también la responsable de la «regulación de la normalidad» de los climas, corrientes marinas, de los solsticios, de las estaciones, enfriamiento y calentamiento global, etc. (Javier Lajo)

De esta manera “quedaría sintetizada en que la verdad es la vida plena, hija del yanantinkuy de los dos cosmos (de los dos Pachas), cuyo vínculo la produce y que nos permite la conciencia del existir”. Y El ORDEN ANDINO, queda determinado por la consecución de la proporcionalidad y equilibrio o justo medio de los pares complementarios. (Javier Lajo).

Por todo ello, la tarea que tenemos los pobladores del Altiplano del Lago Titicaca en el presente es reconstruir la sabiduría andina siguiendo el Qhapaq Ñan o Camino de los Justos, para forjar nosotros una verdadera comunidad moderna de buen vivir o Allin Kausay, que nos permita vincularnos de igual a igual con las demás culturas del mundo globalizado y pluricultural.