Viernes 17 de diciembre de 2010 / Opinión

Cambio de nombre de calle, de un etnocida mataindios, al de P Originarios

Cambiarán la calle Julio A. Roca por Pueblos Originarios en Deán Funes.
Pablo Rosalía en http://relatosdelviento.blogspot.com/2010/12/cambian-la-calle-julio-roca-por-pueblos.html

“ES UN HONOR PARA LA COMISION DE DERECHOS HUMANOS DEL DEPARTAMENTO ISCHILIN PRESENTAR Y DEFENDER ANTE EL CONCEJO DELIBERANTE DE LA CIUDAD DE DEAN FUNES Y, ANTE LA CIUDADANIA, EL PROYECTO DE CAMBIO DE NOMBRE DE LA CALLE JULIO A. ROCA POR EL DE PUEBLOS ORIGINARIOS”.

Así empieza la misiva que la comisión de Derechos Humanos del departamento Ischilín hace llegar a los concejales de la ciudad de Deán Funes, con el objetivo de quitarle el injusto e insólito “homenaje” a uno de los mayores genocidas de nuestra patria y de las naciones originarias del sur.

Todos hemos escuchado el nombre de Julio Argentino Roca. La historia y la educación oficial-acrítica y por largo tiempo hegemónica, se encargaron de naturalizar sus logros como verdaderos actos patriotas, condecorándolos con nombres de calles y avenidas importantes en todo el país, monumentos, plazas, una ciudad y su “carita” de atormentada mirada, replicada incansablemente en los billetes de 100 pesos. Pero Julio Argentino Roca, renombrado en la jerga popular y social como Julio Asesino Roca, fué, entre otros males, uno de los artífices y ejecutores de la militar Campaña del Desierto, dejando sobre la Patagonia habitada ancestralmente por culturas originarias, un tendal de mujeres, hombres, niños, ancianas y ancianos sabios, torturados, vejados y asesinados, sin hablar de aquellos que terminaron engrosando las filas de la esclavitud de la época y las periferias humildes de ciudades y pueblos. Cientos de años de cultura aniquilados en una “campaña oficial” con la excusa de que aquello era un “desierto”. Peor aún: un desierto ocupado, improductivo, que necesitaba la urgente implantación de familias colonas europeas.

Desde Relatos del Viento, queremos hacer público este logro y reconocimiento a la Comisión de Derechos Humanos del Departamento de Ischilín y de los compañeros de la Asociación Sanavirones, aplaudiendo con entusiasmo esta iniciativa que se replica imparable en todo el país. En pocas palabras, “sensibilizar al que no está sensibilizado” fue el eje de su tarea que, puerta a puerta, logró la adhesión de la enorme mayoría de los vecinos que tienen su domicilio en la Calle Julio A. Roca y que en una abrumadora mayoría, desconocía la verdad que le pesa a este ¿patriota?

De esta manera, con el legítimo apoyo vecinal, la comisión logró hace muy pocos días que el Consejo Deliberante de la ciudad de Deán Funes, aprobara finalmente, el cambio de denominación de la Calle Julio A. Roca por el de Pueblos Originarios.

Pablo Rosalía