Miércoles 30 de junio de 2010 / Derechos

Estratexa Asturiana colos Pueblos Indíxenas

El 29 de junio el Consejo Asturiano de Cooperación al Desarrollo debatió y aprobó la Estratexa. Ahora corresponde desarrollarla. Asturias se pone a la cabeza en el reconocimiento y puesta en práctica de los DERECHOS de los Pueblos Indigenas.

Consejo Asturiano de Cooperación. 29 junio.

Estratexa Asturiana con los Pueblos Indíxenas para la Cooperación al Desarrollo

Celebramos y recordamos que el Estado español ha ratificado recientemente
el Convenio 169 de la OIT sobre los derechos de los pueblos indígenas
cuyo artículo 7 señala: Los pueblos interesados deberán tener el derecho
de decidir sus propias prioridades en lo que atañe el proceso de
desarrollo; todas las Administraciones públicas, incluyendo las
autonómicas y locales, están, en consecuencia, obligadas al
cumplimiento de estas obligaciones, que los pueblos indígenas entienden
como derechos.

Nos congratulamos también y exigimos el cumplimiento de la Declaración de
Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas , de 13 de
septiembre de 2007, que señala también en su artículo 23 que Los pueblos
indígenas tienen derecho a determinar y a elaborar prioridades y
estrategias para el ejercicio de su derecho al desarrollo

Recordamos además la propuesta de pronunciamiento entregada en mayo de
2008 al Parlamento Asturiano , conforme al cual éste: reconozca el derecho
de los pueblos indígenas a participar activamente en el diseño,
planeamiento, ejecución y, en general, en todas las fases del ciclo de los
proyectos de cooperación internacional al desarrollo.

Dicha Proposición No de Ley instaba al gobierno asturiano a la
elaboración, en colaboración con los actores sociales implicados,
incluyendo a representantes de los pueblos indígenas, de una estrategia
asturiana de cooperación con los pueblos
Indígenas

Era, pues, imprescindible una ESTRATEGIA ASTURIANA DE COOPERACIÓN CON LOS
PUEBLOS INDÍGENAS,
consensuada con los pueblos indígenas, que sitúe a la Comunidad Autónoma
Asturiana a la altura de otras agencias gubernamentales de desarrollo en
materia de derechos de los pueblos indígenas

. La Estrategia debía tomar en consideración las siguientes LÍNEAS MAESTRAS:
- Redefinir el concepto de desarrollo hacia una idea de desarrollo con
identidad.
- El seguimiento y control del ciclo del proyecto de cooperación ha de
responder también -y principalmente- a la perspectiva social indígena
haciendo énfasis en cuestiones tales como ¿quién maneja los recursos?
¿cómo los maneja? ¿cuáles son los efectos reales de estos recursos sobre
los pueblos indígenas?
- El enfoque inicial de la futura Estrategia asturiana ha de ser de abajo
a arriba, desde procesos locales endógenos teniendo como objetivo
fundamental el fortalecimiento de la comunidad indígena y su supervivencia
espiritual y material.
- El ciclo del proyecto, en todas sus fases, ha de asumir unas relaciones
de igual a igual entre cooperantes y beneficiarios, aspirando al
empoderamiento de estos últimos. Cualquier estrategia debería considerar
la capacitación y participación creciente de técnicos indígenas.
- La cooperación asturiana debía asumir, superando el asistencialismo, los
problemas reales que enfrentan los pueblos indígenas, desde una
perspectiva de derechos humanos: incluyendo los procesos de recuperación
de territorios y tierras y de reapropiación de recursos naturales
expropiados. La Estrategia tenía que incluir instrumentos específicos de
derechos humanos que habiliten estos procesos.- La Estrategia asturiana
debería transversalizar y priorizar las cuestiones de género, juventud e
infancia.

Esas líneas, creemos que se cumplen en esta estratexa, tras dos Encuentros
de Cosmovisión y Resistencia en setiembre pasado y junio de este año, tras
muchas reuniones de la Comisión, tras otros conversatorios con
organizaciones indígenas, en Cochabamba y otros lugares.

Se podría decir que este Consejo, al asumir hoy aquí esta Estratexa,
"adelanta" a sus señorías, que no han tenido tiempo en estos dos años
para debatir y aprobar un mínimo documento al respecto
Y la Coordinadora Asturiana de ONGD transmite su compromiso de apoyo al
Desarrollo de la Estratexa, y su felicitación a la Axencia por propiciar
el trabajo, y a la Comisión de Pueblos Indígenas por el fruto de ese
trabajo, que es esta estrategia.

El FUTURO.

Si lo más importante es el futuro, de eso saben mucho los pueblos
indígenas, y no sobraba que nos contaminásemos un poco de esa Sabiduría,
de la forma de tratar, con Respeto, y en Armonía, a la naturaleza, o Madre
Tierra o Pachamama.

El Futuro es un reto para la cooperación asturiana: para difundir y
aplicar la Estratexa.

Para conseguir avances en la comprensión de valores comunes: identitarios,
conservacionistas del medio en que vivimos, comunitarios de las relaciones
entre personas, culturas, naciones y pueblos.

Y la provocación que nos hacen los Pueblos Indígenas es que revisemos la
cooperación, estudiemos el Buen Vivir, pongamos en análisis permanente y
profundo conceptos predominantes como desarrollo, si éste concepto sigue
siendo sinónimo para millones de personas de deterioro o destrozo del
medio, o punta de lanza del extractivismo sin control.

Animamos a los integrantes de este Consejo a apoyar esta Estrategia, a
desarrollarla en otros ámbitos, administrativos, sociales, políticos. A
exigir y a exigirnos al gobierno asturiano, a las ONG, a los sindicatos,
partidos, colectivos diversos, el cumplimiento en lo que nos toca, de los
Derechos de los Pueblos Indígenas.

ESTRATEXA ASTURIANA COLOS PUEBLOS INDÍXENES PA LA COOPERACIÓN AL DESARROLLU

Aprobada por el Consejo Asturiano de Cooperación el 29 de junio 2010.

INTRODUCCIÓN
JUSTIFICACIÓN
MARCO DE REFERENCIA
OBJETIVOS Y LÍNEAS ESTRATÉGICAS
LA AXENCIA ASTURIANA DE COOPERACIÓN AL DESARROLLU
LA COMISIÓN ASTURIANA DE PUEBLOS INDÍGENAS
SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN

ANEXOS

INTRODUCCIÓN

La Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del Gobierno del Principado de Asturies tiene como objetivo la lucha contra el empobrecimiento impulsando el desarrollo sostenible y la justicia social. La igualdad de participación y oportunidades para hombres y mujeres en el proceso de desarrollo, la promoción de los derechos humanos y la democratización, así como la protección del medio ambiente, son temas transversales importantes en esta política, contemplados en el Plan Director de la Cooperación Asturiana al Desarrollo 2009-2012. La Estratexa Asturiana colos Pueblos Indíxenes pa la Cooperación al Desarrollu se enmarca en el compromiso del Gobierno del Principado de Asturias adquirido con la aprobación de dicho Plan Director.

El concepto “pueblos indígenas” engloba a una población estimada de casi 500 millones de personas en más de 70 Estados diferentes. Se estima igualmente que hay alrededor de 5.000 pueblos y naciones distinguibles, cada uno con su propia cultura y forma de organización social. No todos aceptan la categoría “indígena” para denominarse a sí mismos, prefiriendo y defendiendo términos como nación o pueblo. Sin embargo, hay un cierto consenso en considerar el término “pueblos indígenas” como un elemento unificador, aunque temporal, de sus luchas y demandas. Siguiendo este consenso, la presente Estratexa utiliza el término pueblos indígenas en su carácter general sin menoscabo de cómo se concrete y defina en cada caso.
Dar una definición de “pueblos indígenas” es, por tanto, una labor compleja; y aunque existen diversas definiciones en el marco internacional, para la tarea práctica de identificar a los pueblos indígenas en el marco de la presente Estratexa es posible utilizar los siguientes criterios:

  • Conciencia de su identidad como indígenas.
  • Continuidad histórica con sociedades precoloniales.
  • Fuertes lazos con territorios.
  • Sistemas sociales, económicos y políticos particulares.
  • Lengua, cultura y creencias distintas.
  • Constituyen sectores no dominantes de la sociedad.

En definitiva, la presente Estratexa reconoce que los pueblos y naciones indígenas son:

  • diversos, heterogéneos y diferenciados entre sí;
  • poseedores de un gran patrimonio que ha hecho importantes aportaciones a la ciudadanía global;
  • actores clave en los desafíos actuales en la lucha por la justicia social, el bienestar y la sostenibilidad del planeta;
  • acreedores de una deuda histórica con los pueblos indígenas relacionada con la invasión de sus territorios, el saqueo de sus recursos, la esquilmación de sus formas vida y el asimilacionismo o etnocidio de sus cosmovisiones.

El fuerte énfasis en los derechos humanos y la democratización, así como el desarrollo económico, implica que los pueblos y naciones indígenas y sus inquietudes particulares han de quedar debidamente reflejados en las actividades e iniciativas de la cooperación asturiana.

Los pueblos y naciones indígenas deben tener influencia y capacidad de decisión real en toda materia que atañe a sus derechos económicos, políticos, culturales y medioambientales. La cooperación deberá contribuir a fortalecer la capacidad de los pueblos y naciones indígenas para tomar parte activa en la planificación y ejecución de programas de desarrollo.

El Plan Director de Cooperación al Desarrollo de Asturias (2009-2012) recoge claramente la defensa de la identidad cultural y promoción de los Pueblos y naciones indígenas, al considerar prioritario el derecho que tienen a existir como pueblos diferenciados y a definir y poner en práctica sus propios modelos de desarrollo. En consecuencia, la Cooperación Asturiana, apoyará proyectos e intervenciones que incidan directamente sobre aspectos relacionados con la promoción, defensa, identidad cultural y derechos de los pueblos y naciones indígenas.

Por todo lo anterior, esta Estratexa se rige por los siguientes principios rectores:

1. La defensa del derecho de autoderminación de los Pueblos y naciones indígenas, en virtud del cual determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural .

2. Los valores de la reciprocidad entre los pueblos y multidimensionalidad de las acciones de desarrollo, que van más allá de la dimensión económica y entrelazan dimensiones materiales, sociales, simbólicas y afectivas.

3. El acompañamiento de los procesos propios de los pueblos y naciones indígenas en el marco de los derechos humanos, equidad, dignidad y la defensa de la Madre Tierra y desde una perspectiva de fortalecer vínculos, observación internacional y compromiso más allá de los proyectos y acciones puntuales.

La presente estrategia, aprobada en el pleno del Consejo Asturiano de Cooperación al Desarrollo, recoge las líneas que han de regir la cooperación al desarrollo del Gobierno del Principado de Asturias con los pueblos y naciones indígenas, estableciendo principios fundamentales, objetivos y prioridades sectoriales que propicien una cooperación de respeto con sus derechos y con su idiosincrasia.

JUSTIFICACIÓN

Los pueblos y naciones indígenas son portadores de una inmensa y reconocida riqueza espiritual, cultural, de respeto a la Madre Tierra; pese a ello, los pueblos y naciones indígenas padecen la opresión, sometimiento y exclusión política, económica, social y cultural, reflejo de una exclusión histórica con base en el colonialismo y la explotación tanto de sus gentes como de sus territorios. Los pueblos y naciones indígenas sufren en mayor medida el empobrecimiento y la violación de sus derechos.

La pertinencia de una política específica de cooperación con los pueblos y naciones indígenas y la elaboración de esta Estrategia para su aplicación, se resume en las siguientes cuestiones:

1. La importancia que tiene enriquecer la diversidad cultural como Patrimonio de la Humanidad, a lo que sólo es posible contribuir apoyando la conservación y el fortalecimiento de las culturas indígenas.

2. La especial relación que la mayoría de los pueblos y naciones indígenas tienen con sus tierras y territorios, y su impacto positivo en la conservación del medio ambiente y de la biodiversidad.

3. Los Pueblos y naciones indígenas nos interpelan sobre una deuda histórica relacionada con la invasión de sus territorios y el saqueo de sus recursos desde 1492 hasta el presente, con diversas excusas autojustificatorias, desde que eran menos que gente y no tenían alma, hasta que deben someterse a las actuales leyes del mercado y el desarrollo. Un periodo histórico largo, que induciría, al menos, a una reconsideración y a una presentación simbólica de disculpas, por parte de los autores de esa invasión, etnocidios y ecocidios.

4. El carácter de población especialmente vulnerable de los pueblos y naciones indígenas. Esta vulnerabilidad es consecuencia directa de la privación y conculcación de derechos a los que se han visto sometidos, sobre todo por la usurpación de sus tierras, territorios y recursos.

5. La marginación histórica de los pueblos y naciones indígenas en sus sociedades nacionales.

La presente estrategia considera el desarrollo de los pueblos y naciones indígenas como el Buen Vivir-Estar Bien, un sólido principio que -según muchos pueblos y naciones indígenas- refleja un modelo de vida y desarrollo más justo, sostenible y ecológico. Se basa en la vida en equilibrio y armonía entre hombres y mujeres, entre los seres humanos y la naturaleza e implica saber vivir en comunidad respetando la naturaleza y preservando su equilibrio.

MARCO DE REFERENCIA
MARCO NORMATIVO

Referentes Internacionales.-

Sin menoscabar la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS, los referentes fundamentales ineludibles en esta estrategia son:

  • El Convenio nº 169 sobre pueblos y naciones indígenas y tribales en países independientes, de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ratificado por España en febrero de 2007 y en el que se reconoce derechos específicos a los pueblos y naciones indígenas sobre cuestiones tales como la tierra y el territorio, el empleo, la formación, la no discriminación, la salud o la educación. En él se establecen medidas concretas para garantizar su protección, entre las que cabe destacar la consulta y participación de los pueblos y naciones indígenas en aquellas acciones que pudieran afectarles, el respeto a sus culturas y formas de vida, y el derecho a aplicar sus propios modelos de desarrollo, entre otras.
  • La Declaración de Naciones Unidas sobre de los Derechos de los Pueblos y naciones indígenas, 13 de septiembre 2007. La Declaración enfatiza en el derecho de los pueblos y naciones indígenas a mantener y fortalecer sus propias instituciones, culturas y tradiciones, y a perseguir libremente su desarrollo de acuerdo con sus propias necesidades y aspiraciones; prohíbe su discriminación y promueve su plena y efectiva participación en todos los asuntos que les conciernen y su derecho a mantener su diversidad y a decidir su propia visión económica y social.
  • Informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, James Anaya (15 de julio de 2009). El relator analiza en este informe el deber de los Estados de celebrar consultas con los pueblos y naciones indígenas sobre cuestiones que los afectan, con lo que espera ofrecer una perspectiva sobre la forma en que los gobiernos, los pueblos y naciones indígenas, el sistema de las Naciones Unidas y otras partes interesadas pueden abordar esta cuestión esencial en el futuro, y presenta varias recomendaciones al respecto.

Referentes Estatales.-

  • A nivel estatal se considera fundamental referente la Estrategia Sectorial de Cooperación Española con los Pueblos y naciones indígenas. Este documento recoge los principios sobre cómo identificar, diseñar e implementar actividades de cooperación respetuosas con los derechos e identidades diferenciadas de los pueblos y naciones indígenas, así como el establecimiento de objetivos y prioridades sectoriales para la cooperación española. Este programa fue elaborado tras un largo proceso participativo en el que han contribuido ONG especializadas, organizaciones indígenas y profesionales y personas del mundo académico.

Referentes Autonómicos.-

A nivel autonómico son dos los referentes fundamentales:

  • La Ley del Principado de Asturias 4/2006, de 5 de mayo, de Cooperación al Desarrollo, establece en su artículo 5 las prioridades sectoriales que han regir la cooperación asturiana al desarrollo, incluyendo la defensa de la identidad y patrimonio cultural, con especial atención a las culturas indígenas, a sus recursos y sus saberes tradicionales.
  • El Plan Director de la Cooperación Asturiana al Desarrollo 2009-2012 concede un importante papel los pueblos y naciones indígenas, tanto en las prioridades transversales, aquellas perspectivas que deben estar presente en todas y cada una de las intervenciones de la Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu, como en las prioridades sectoriales, incorporando la Estrategia Sectorial 7 (Defensa de la identidad cultural y promoción de los pueblos y naciones indígenas) con el objetivo general de promover el multiculturalismo y el respeto a la identidad, con especial énfasis en el reconocimiento de los valores y cultura indígena. La estrategia Sectorial 7 establece, además, dos objetivos específicos:
    • Apoyar de forma creciente intervenciones focalizadas en la defensa de la identidad cultural de los pueblos y naciones indígenas.
    • Contribuir al fortalecimiento de grupos o instituciones que promuevan la defensa de la identidad cultural, etnográfica y la tradición oral.

OBJETIVOS Y LÍNEAS ESTRATÉGICAS

Durante los últimos 20 años los movimientos indígenas han fortalecido sus luchas de manera incontenible, como resultado de la maduración de sus propuestas, de su desarrollo organizativo y de su capacidad para incorporar más y mejores herramientas políticas modernas.

Sus propuestas programáticas expresan un potencial democratizador y transformador que interpela a la sociedad en su conjunto y no sólo a la población indígena de cada estado.

Los indudables logros tienen que ver con las acciones colectivas de resistencia emprendidas, que, en su desarrollo, diagraman y ensayan proyectos alternativos de convivencia y regulación social.

Los Pueblos y naciones indígenas están imprimiendo su huella en la producción de la historia contemporánea, y se han convertido en una fuerza imprescindible para transformar injustas relaciones económicas y excluyentes relaciones políticas.

Admitiendo que ha habido avances, en la cooperación asturiana y en la percepción de la ciudadanía, sobre los valores encarnados por el mundo indígena, todavía es muy insuficiente el traslado de esos valores, cosmovisión y compromisos con la “Madre Tierra”.

Se hace pertinente, pues, cubrir un vacío y una necesidad, derivada del protagonismo cada vez mayor de los Pueblos y naciones indígenas, resaltando formas de entender y respetar el mundo, que provienen de su relación armoniosa con la naturaleza, cuya comprensión y puesta en común será beneficioso para el conjunto de la humanidad.

Consideraciones básicas en las actuaciones de la cooperación asturiana son:

1. La auto-identificación es el criterio principal para la identificación de los pueblos y naciones indígenas.

2. El reconocimiento de la estrecha vinculación entre la identidad, la cultura y la cosmovisión de los pueblos y naciones indígenas y el control efectivo de sus territorios y tierras, que constituyen la base material y simbólica de su existencia continuada como entidades sociales, políticas y culturalmente diferenciadas.

3. El derecho de los pueblos y naciones indígenas a la elaboración, aplicación y proyección de sus propios modelos y concepciones de desarrollo, definidos desde sus respectivas identidades diferenciadas, en orden a satisfacer adecuadamente sus necesidades individuales y colectivas. En consecuencia, las acciones de la cooperación asturiana respetarán y apoyarán las estrategias de desarrollo que emanen de los propios pueblos y naciones indígenas.

4. Los pueblos y naciones indígenas tienen derecho al consentimiento libre, previo e informado, incluido el derecho a rechazar propuestas de proyectos y de actividades de cooperación para el desarrollo, o de otra índole, particularmente cuando afecten a sus territorios y tierras. En tal sentido, la cooperación asturiana respetará y defenderá este derecho en cualquiera de sus actuaciones que afecte directa o indirectamente a los pueblos y naciones indígenas.

5. La cooperación asturiana aplicará un enfoque basado en el acompañamiento a procesos y en el reconocimiento de derechos, según el cual los proyectos o las acciones concretas son partes y/o herramientas de tales procesos. Sólo con este enfoque se podrán llevar a cabo intervenciones que puedan incidir positivamente en el desarrollo con identidad, así como en el reconocimiento y ejercicio efectivo de los derechos humanos individuales y colectivos de los pueblos y naciones indígenas.

6. Mujeres y hombres participan en la construcción social, la perpetúan y condicionan el reparto de tareas. Sin embargo, no lo hacen en igualdad de condiciones y los beneficios y los perjuicios están mal repartidos tanto en las sociedades indígenas como no indígenas. La presente estrategia considera, por ello, un principio básico el empoderamiento de las mujeres indígenas y sus organizaciones.

LAS LÍNEAS ESTRATÉGICAS Y ACTUACIONES PRIORITARIAS SON:

Objetivo 1
Acompañar el proceso de participación plena y efectiva de los pueblos y naciones indígenas en los procesos de decisión local, nacional, regional e internacional.

1.1- La difusión y promoción de los derechos de los pueblos y naciones indígenas.

Los derechos de los pueblos y naciones indígenas tendrán un papel fundamental en la política de cooperación al desarrollo y solidaridad internacional desarrollada por el Gobierno de Asturias. La estrategia asturiana se debe basar en un enfoque de derechos, sosteniendo que el apoyo al derecho a la autodeterminación es el principio cardinal para definir los derechos indígenas en el contexto tanto nacional como internacional. Este derecho colectivo constituye un marco necesario para proteger también los derechos humanos individuales de las personas indígenas, incluidos los derechos específicos de mujeres, niños y niñas.

Línea estratégica → Difusión y promoción de derechos.
Actuaciones prioritarias:

  • Acompañamiento de procesos destinados a la formación en derechos de los pueblos y naciones indígenas de los colectivos más especialmente relacionados con la protección de estos derechos.
  • La Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del Gobierno del Principado de Asturies procurará que el resto de la Administración del Principado incorpore el enfoque de derechos de los pueblos y naciones indígenas en la política de cooperación al desarrollo y solidaridad internacional.

1.2.- Promoción de la democracia y del pluralismo político.

De manera paciente y silenciosa, los Pueblos y naciones indígenas han tratado de articular sus propias formas democráticas en estados que con frecuencia desconocían sus derechos. El movimiento indígena ha estado exigiendo y proponiendo la representación de los pueblos y naciones indígenas en los órganos democráticos elegidos así como en las instancias de decisión. Resultado de estas exigencias, existen ya marcos legales a nivel internacional y nacional que reconocen algunas de las demandas de los pueblos y naciones indígenas. Sin embargo, la existencia de la norma dista aún de su absoluto cumplimiento por lo que es fundamental acompañar a los pueblos y naciones indígenas en sus demandas y denuncias de las violaciones e incumplimientos de las conquistas legales obtenidas.

Igualmente, es crucial fortalecer la incidencia para evitar la cooptación del movimiento indígena y su desmovilización. Los pueblos y naciones indígenas son los interlocutores legítimos y representativos ante los marcos institucionales que les afectan y la cooperación asturiana.

Línea estratégica → Fortalecimiento institucional
Actuaciones prioritarias:

  • Acompañamiento de la incorporación y participación plena y efectiva de los pueblos y naciones indígenas, promoviendo especialmente la de las mujeres indígenas, en las instancias locales, nacionales e internacionales.
  • Reconocimiento y fortalecimiento institucional de los procesos organizativos y de autogobierno de los pueblos y naciones indígenas.
  • Defensa de los derechos individuales y colectivos de los pueblos y naciones indígenas en los foros y organismos nacionales e internacionales, y apoyo a su participación plena y efectiva en ellos.
  • Educación, formación y sensibilización de la sociedad sobre la necesidad del respeto, defensa y aplicación de los derechos de los pueblos y naciones indígenas y el diálogo intercultural en el marco de sistemas democráticos.
  • Acompañamiento de la consolidación y fortalecimiento de las instituciones democráticas y pluriculturales de los Estados, con énfasis en las instancias públicas y oficiales, y en la investigación de formas interculturales de relación y de administración.
  • Igualmente, la cooperación asturiana fomentará el intercambio de experiencias entre pueblos y naciones indígenas en materia de derechos humanos, gobernanza y participación.

1.3.- Los derechos de los pueblos y naciones indígenas

Los Pueblos y naciones indígenas llevan más de veinticinco años tratando de conseguir reconocimientos jurídicos internacionales, por medio de movilizaciones y con la propuesta de negociación, hasta que finalmente Naciones Unidas aprobó su Declaración de 2007.

Para que dicha Declaración y el Convenio 169 de la OIT sean instrumentos útiles para aplicar los Derechos reconocidos, y para conseguir un respeto hacia sus derechos humanos como personas y sobretodo como pueblos, resultan necesarias acciones, como lo pueden ser las que se deriven de esta Estrategia.

Se considera esencial que las autoridades e instituciones que se relacionen con la cooperación, en los estados, tomen medidas eficaces para poner fin a las vulneraciones y violaciones cometidas contra Pueblos y naciones indígenas.

En algunos casos, las prioridades de los pueblos y naciones indígenas incluso pueden entrar en conflicto abierto con la cooperación asturiana. Por lo tanto, al fijar las prioridades de cooperación, la intervención directa de los pueblos y naciones indígenas es un punto de partida imprescindible para asegurar que los derechos indígenas queden reflejados en los programas y proyectos que se desarrollen.

Línea estratégica → Derechos indígenas y cooperación
Actuaciones prioritarias:

  • Acompañamiento en la denuncia de violaciones y vulneraciones de derechos de los pueblos y naciones indígenas.
  • Fortalecimiento de los mecanismos de consulta con los pueblos y naciones indígenas en la cooperación asturiana.
  • Acompañamiento en los espacios de diálogo y negociación generados por los pueblos y naciones indígenas con los gobiernos para afrontar y reconciliar conflictos.
  • Adopción de medidas que eviten impactos de las empresas en traslado de poblaciones, etnocidio de Pueblos en Aislamiento Voluntario, destrucción de usos productivos locales y degradación de la Madre Naturaleza.
  • Acompañamiento en el proceso de incidencia y denuncia ante las acciones de interferencia de empresas y organizaciones internacionales, que dividan, manipulen o coopten al movimiento indígena.
  • Fortalecimiento de la voluntad política para aplicar el Convenio 169-OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos y naciones indígenas, de manera que la consulta, territorialidad, propio desarrollo, educación y salud interculturales, entre otros de sus principios, estén por encima de los grupos de poder.

1.4.- La Formación y la sensibilización sobre Derechos de los pueblos y naciones indígenas.

La visibilización de las problemáticas y propuestas del movimiento indígena marca objetivos de sensibilización, donde la sociedad pueda conocer derechos y aspiraciones de los Pueblos y naciones indígenas y tomar parte para exigir que se cumplan y respeten los acuerdos y normas internacionales al respecto.

Se debe fomentar el conocimiento de las culturas indígenas por parte de la sociedad, a través de programas de difusión y sensibilización, el desarrollo de la educación intercultural, la elaboración de materiales didácticos adecuados, y la formación y sensibilización a comunicadores y comunicadoras, que contemplen el enfoque de género en todo el proceso.

Línea estratégica → Derechos para todos y todas, pueblos y naciones indígenas como sujetos de pleno derecho.
Actuaciones prioritarias:

  • Favorecer programas de formación sobre derechos de los pueblos y naciones indígenas destinados al personal de las administraciones públicas.
  • Formación específica en temas de: identidad cultural y derecho a la propia cultura, el derecho a su libre determinación como pueblos, así como a todos aquellos derechos que han sido reivindicados históricamente como el derecho a la cultura, a la salud, derechos económicos y sociales, a la educación y medios de comunicación propios, derechos laborales… teniendo presente en todo momento la realidad y el papel de las mujeres indígenas.
  • Acciones de sensibilización social con destino al conjunto de la población.

Objetivo 2
Acompañamiento en el proceso de desarrollo de capacidades de los hombres y mujeres indígenas y de sus organizaciones e instituciones, incluyendo el respaldo a sus propuestas educativas.

2.1- Educación propia y educación intercultural bilingüe
La introducción masiva de escuelas y la implantación de modelos educativos ajenos en las comunidades indígenas, han desencadenado procesos de aculturación que -entre otras graves consecuencias- ha supuesto para muchos hombres y mujeres indígenas, especialmente para los que viven en el medio urbano, la pérdida de su propia identidad. Tales procesos conllevan la desvalorización individual y colectiva, así como el desprecio y abandono de la propia lengua, costumbres y conocimientos indígenas, lo que finalmente quiebra las estructuras sociales, económicas y políticas propias.

La Educación Propia o la Educación Intercultural Bilingüe, como dos modelos que parten de la realidad de cada pueblo indígena y de sus conocimientos, puede articularse con el resto de conocimientos en función de las necesidades que los propios pueblos y naciones indígenas han definido, en consonancia con sus sistemas socioculturales y con las relaciones que mantienen con entidades sociales más amplias. Para ello, es imprescindible que tanto la educación propia como la educación intercultural bilingüe sea reconocida y se articule como parte integrante de los sistemas educativos públicos.

Línea estratégica → La contribución a la mejora de la calidad de la educación
Actuaciones prioritarias:

  • Respaldo a los pueblos y naciones indígenas para la elaboración propia y participativa de sus planes educativos, basados en sus modelos y concepciones, que les permita dotarse de sistemas de enseñanza flexibles y mejor adaptados a sus necesidades.
  • Creación de materiales acordes con los modelos educativos definidos en cada caso, así como mejora de su calidad y contenidos, tanto para el alumnado como para el profesorado en todos los niveles. Estos materiales deberán incorporar contenidos no sexistas y fomentar la igualdad entre hombres y mujeres.
  • Formación y capacitación de profesores y profesoras para la educación intercultural bilingüe primaria, media y superior.
  • Fortalecimiento de las capacidades institucionales de los organismos públicos nacionales de educación para la introducción de currículos interculturales en todo el sistema educativo
  • Desarrollo de medidas enfocadas a promover la participación real, efectiva y en igualdad de condiciones de las mujeres y las niñas indígenas en todos los niveles de enseñanza.
  • Elaboración, a partir de metodologías participativas, de indicadores específicos de educación para la población indígena desagregados por sexo y con análisis de género.
  • Acceso efectivo de las y los jóvenes indígenas, especialmente de las mujeres, a los programas de becas y formación superior en la que la cooperación asturiana pudiera tener incidencia.
  • Igualmente, la cooperación asturiana fomentará el intercambio de experiencias entre pueblos y naciones indígenas en materia de educación intercultural bilingüe.

2.2- Cultura y desarrollo

Establecer políticas de desarrollo que garanticen el respeto a la diversidad y pluralidad cultural y el reconocimiento de los derechos de los pueblos y naciones indígenas requiere dar a conocer las culturas indígenas a la sociedad y, además, que los pueblos y naciones indígenas tengan la posibilidad y la capacidad de hablar por ellos mismos y explicar sus formas de vida. Sólo a partir de un conocimiento libre de prejuicios sobre las culturas indígenas y del respeto hacia ellas por parte de la sociedad general, será posible la participación de los pueblos y naciones indígenas en pie de igualdad con los demás pueblos en la construcción pluriétnica y multicultural de sus respectivas sociedades nacionales.

Diálogo intercultural

La interculturalidad es consustancial al dinamismo de las culturas y a su coexistencia. En este contexto, se considera diálogo intercultural al tipo de relación que tiene por objetivo el enriquecimiento mutuo de las culturas, respetando el derecho de los pueblos más vulnerables a elegir y graduar el contacto que quieran tener con otros pueblos, o a rechazarlo. Para ello, la condición previa e imprescindible es el respeto por igual hacia y entre todas las culturas. En esta visión de igualdad y diálogo, adquiere un lugar esencial el impulso de la reciprocidad en la cooperación asturiana; reconociendo la multidimensionalidad de cada una de sus acciones en las que -además del apoyo económico- se entrelaza un intercambio social, cultural, simbólico y afectivo que enriquece a la sociedad asturiana.

Línea estratégica → Generación de capacidades y diálogo
Actuaciones prioritarias:

  • Acompañamiento de los procesos de diálogo e interrelación entre las diferentes culturas en pie de igualdad y de respeto mutuo.
  • Promoción del conocimiento mutuo entre Asturias y los pueblos y naciones indígenas, a través de actividades e intercambios culturales y científicos.
  • Elaboración de guías de trabajo intercultural destinadas a los actores de la cooperación asturiana.
  • Acompañamiento de los procesos participativos de fortalecimiento y recuperación cultural planteados por los pueblos y naciones indígenas.
  • Intercambio de experiencias entre los pueblos y naciones indígenas en materia de recuperación cultural y diálogo intercultural.

Comunicación con Identidad

La comunicación es un instrumento vital para la participación social y para la toma de decisiones compartida. Los pueblos y naciones indígenas reivindican el derecho a la comunicación como un derecho humano fundamental y requisito necesario para unas relaciones sociales y políticas verdaderamente democráticas. Las actividades de apoyo al desarrollo con identidad y al fortalecimiento de los pueblos y naciones indígenas en el ámbito de la comunicación deben ser diseñadas y ejecutadas por los miembros de la comunidad, con el fin de que contribuyan a reforzar la identidad cultural y al reconocimiento y aplicación de los derechos individuales y colectivos. En este sentido, las actividades en esta materia están íntimamente ligadas a las que constituyen el sector participación ciudadana y desarrollo institucional.

Línea estratégica → Fomento de la comunicación para el desarrollo de los pueblos y naciones indígenas
Actuaciones prioritarias:

  • Fortalecimiento del uso, manejo y control de los medios de comunicación y de las nuevas tecnologías de la información por parte de los pueblos y naciones indígenas.
  • Capacitación y formación de personal técnico indígena en comunicación para el desarrollo y establecimiento de mecanismos que favorezcan la participación efectiva de las mujeres con el fin de que puedan expresarse autónomamente, mostrar por ellas mismas su propia realidad y fomentar su empoderamiento.
  • Creación, extensión y sostenimiento de redes de comunicación indígenas, tanto en los ámbitos locales como en los nacionales, estatales e internacionales.
  • Desarrollo, a partir de metodologías participativas, de indicadores específicos de comunicación intercultural desagregados por sexo y con análisis de género.
  • Fomento del intercambio de experiencias en materia de comunicación para el desarrollo.

2.3- Género y desarrollo

Las políticas de empoderamiento de las mujeres, además de ser una prioridad transversal a todas las políticas de desarrollo, constituyen también una prioridad sectorial del Plan Director 2009-2012 con el fin de dar respuesta a las desigualdades existentes mediante el desarrollo de acciones positivas temporales hasta que se logre la igualdad entre los géneros.

En las actuaciones de la cooperación para el desarrollo, se debe tener muy en cuenta la valoración social del ámbito público y del privado y el poder que la vinculación a cada uno de ellos confiere a las personas en la toma de decisiones comunitarias, con objeto de trabajar para lograr una representación equitativa y justa de hombres y mujeres, así como su participación en igualdad de condiciones tanto en la esfera pública como en la privada. Por ello, es necesario fomentar la participación tanto de las mujeres como de los hombres indígenas en las acciones orientadas a lograr la igualdad en las relaciones de género, con el objetivo de sensibilizar y hacer partícipe de los cambios a toda la comunidad, minimizando así los posibles conflictos y resistencias. Igualmente, se visibilizarán los aportes de las mujeres indígenas no sólo en su rol reproductivo (dadoras de vida) sino como formadoras de modelos de vida defendiendo y promoviendo las cosmovisiones, lenguas, formas de organización y resistencia propias.

Línea estratégica → Promoción de una mayor representación de las mujeres y participación paritaria en todos los espacios sociales, políticos y económicos.
Actuaciones prioritarias:

  • Apoyo específico a las organizaciones de mujeres indígenas que hayan surgido en las comunidades, o bien a las organizaciones de mujeres que hayan surgido en los Pueblos y naciones indígenas para fomentar la igualdad entre mujeres y hombres y disminuir la brecha de género.
  • Acompañamiento en el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres indígenas en la esfera pública para la defensa de sus derechos.
  • Promoción de mujeres líderes en puestos de decisión en la vida comunitaria, nacional e internacional.
  • Acompañamiento de los procesos de empoderamiento integral de mujeres indígenas, con especial énfasis en aquellos dirigidos a su protagonismo económico, político y social.
  • Promoción de acciones respetuosas y culturalmente adecuadas de salud destinadas a disminuir la morbilidad materna.
  • Desarrollo de indicadores con enfoque de género para los pueblos y naciones indígenas que faciliten la identificación de buenas prácticas en este sentido y posibiliten así la replica posterior de experiencias exitosas en género y pueblos y naciones indígenas.
  • Promoción de la sensibilización en materia de derechos de las mujeres y género entre los hombres y las organizaciones indígenas en todos los niveles, locales, nacionales, estatales e internacionales, especialmente entre aquellos que ocupan puestos de decisión política.
  • Formación de lideresas indígenas en derechos de las mujeres y género en desarrollo para que éstas puedan establecer diálogos en sus comunidades y con las instancias de igualdad estatales y locales, mejorando así la relación y visión de los temas de género y diversidad cultural tanto en unas como en otras.
  • Fomento del intercambio de experiencias entre pueblos y naciones indígenas en materia de género y desarrollo.

2.4- Prevención de los conflictos y construcción de la paz.

El apoyo al desarrollo con identidad y la promoción y protección de los derechos humanos de los pueblos y naciones indígenas incidirán positivamente en la prevención de posibles conflictos y en la construcción de la paz.

Tanto el reconocimiento de sus derechos individuales y colectivos como la práctica del diálogo intercultural constituyen medios de prevención de conflictos. Asimismo, la incorporación de sus representantes, tanto hombres como mujeres, a los foros democráticos de sus respectivos Estados contribuye, en gran medida, a la estabilidad estructural de las sociedades, a un desarrollo económico sostenible y a la consolidación de la democracia y la participación ciudadana. Todo ello coadyuvará a desarrollar la capacidad de gestionar los cambios sin desencadenar conflictos violentos y a construir una paz duradera.

Línea estratégica → Fomento de actuaciones de prevención de violación de derechos y de estallido de violencia.
Actuaciones prioritarias:

  • Fortalecimiento de las capacidades de negociación y participación de los pueblos y naciones indígenas en contextos de conflicto, con especial atención al papel que juegan las mujeres en la construcción de la paz.
  • Acompañamiento del diálogo para la concertación política entre los representantes indígenas y los de los respectivos gobiernos, considerando fundamental la participación y opinión de las líderes indígenas en la construcción de la paz.
  • Desarrollo de estrategias de prevención y de atención al desplazamiento forzoso específicas para pueblos y naciones indígenas y con enfoque de género.
  • Formación y capacitación de los hombres y mujeres indígenas en materia de prevención de conflictos, teniendo presentes los sistemas de resolución y prevención de conflictos propios de cada pueblo.
  • Cumplimiento del Convenio 169 de la OIT sobre la consulta previa, libre e informada, y el consentimiento respectivo en los proyectos extractivos de minería, hidrocarburos, forestales, pesca, agua, concesiones marítimas, y en caso contrario suspensión de los mismos.
  • Fomento del conocimiento, diálogo y entendimiento intercultural como medio para la prevención y reso¬lución pacífica de los conflictos.
  • Desarrollo, a partir de metodologías participativas, de indicadores específicos para los pueblos y naciones indígenas en materia de prevención de conflictos y construcción de la paz desagregados por sexo y con análisis de género.

2.5- Salud Comunitaria.

La cooperación para el desarrollo de los pueblos y naciones indígenas en materia de salud debe orientarse a garantizar el derecho a la vida y a la salud desde la sabiduría de los pueblos, tanto en la atención sanitaria como en la educación preventiva.

Línea estratégica → Fortalecimiento institucional de los sistemas públicos de salud, y sistemas de salud indígenas.
Actuaciones prioritarias:

  • Identificación y de los sistemas indígenas de atención sanitaria.
  • Apoyo al fortalecimiento y puesta en práctica de los marcos legales necesarios para el desarrollo de sistemas indígenas de atención sanitaria.
  • Acompañamiento en el proceso de reconocimiento y aplicación efectiva de los derechos colectivos de los pueblos y naciones indígenas sobre sus conocimientos, tecnologías y prácticas tradicionales, y sus innovaciones en materia de salud, así como la estrecha relación entre su concepción de salud, su medicina y su territorio.
  • Formación y capacitación de profesionales indígenas, especialmente de mujeres y promotoras de salud, tanto en el sistema oficial de salud como en el de sus propias culturas.
  • Participación efectiva de mujeres indígenas en el establecimiento de prioridades en el diseño y ejecución de programas de salud, así como en las investigaciones en la materia, prestando atención especial al ámbito de la salud sexual y reproductiva.
  • Fomento del intercambio de experiencias entre pueblos y naciones indígenas en materia de sistemas de atención sanitaria.

Objetivo 3
Acompañar a las organizaciones, agrupaciones, instituciones y autoridades tradicionales de los pueblos y naciones indígenas en el proceso de garantizar la participación plena y efectiva de hombres y mujeres.

3.1- Apoyo a Planes de Vida de los Pueblos y naciones indígenas.

Los planes de vida son propuestas alternativas de desarrollo elaborados mediante mecanismos de negociación, participación, concertación y control de las propias comunidades indígenas. Es una herramienta que permite el fortalecimiento de los pueblos y naciones indígenas en los procesos de legalización, protección y conservación del territorio con la creación y promoción de sistemas sostenibles de producción en consonancia con los sistemas de derecho propio, cultura, política y recreación. Los planes de vida crean espacios donde los pueblos actúan con poder de decisión en un sistema educativo basado en currículos interculturales y bilingües, en el rescate de sistemas tradicionales de salud y en el fortalecimiento organizativo en cuanto a liderazgo, administración, planeación, gestión de proyectos y alianzas.

Las economías de muchos de los pueblos y naciones indígenas están estrechamente ligadas a sus territorios y tierras tradicionales y a sus recursos, que comparten como propiedades de titularidad colectiva, indivisibles y no enajenables. Deberán ser las mismas comunidades quienes definan, mediante procesos participativos propios, las necesidades que tienen. Es muy importante poner énfasis en que las inversiones en infraestructuras y los proyectos de promoción del tejido económico y empresarial, especialmente en el ámbito del comercio justo, industrias extractivas, artesanías y ecoturismo, se enmarquen en procesos de este tipo.

El papel que las mujeres indígenas juegan en este sector es muy relevante y debe ser apoyado y fomentado, por cuanto aquellas acciones enfocadas a su promoción económica o a la de sus organizaciones no sólo favorecen su protagonismo sino que benefician a la comunidad en su conjunto.

Con todo ello se pretende que los pueblos y naciones indígenas sean los máximos beneficiarios de sus iniciativas económicas, tanto en la producción como, en su caso, en la comercialización de sus productos. Por ello, deberá potenciarse el control de los pueblos y naciones indígenas sobre todo el proceso de desarrollo económico.

Línea estratégica → Planes de Vida.
Actuaciones prioritarias:

  • Acompañamiento en el proceso de elaborar y construir propuestas de Buen Vivir a partir de conocimientos y tecnologías propias.
  • Administración equilibrada de los recursos naturales, creando instancias de seguridad jurídica para los productos con patentes a nombre de los pueblos y naciones indígenas y originarios.
  • Fortalecimiento de sus propios sistemas de producción e intercambio de los pueblos y naciones indígenas; de desarrollo con identidad y su relación con los sitios sagrados y recursos naturales existentes.
  • Medidas de rechazo a la mercantilización de la Madre Tierra y privatización de recursos, como el agua, recuperando el carácter Inalienable, Inembargable, Imprescriptible e Intangible de los Territorios.
  • Promoción de las iniciativas económicas que partan de los pueblos y naciones indígenas, y al fortalecimiento de los sistemas económicos comunitarios, integrando el enfoque de género y el protagonismo de las mujeres.
  • Acceso a mecanismos de financiación adecuados a las características y adaptados a las necesidades individuales y colectivas de los pueblos y naciones indígenas.
  • Acompañamiento en el proceso de reconocimiento y aplicación efectiva de los derechos colectivos de los pueblos y naciones indígenas sobre sus conocimientos, tecnologías, prácticas económicas tradicionales e innovaciones.
  • Apoyo a las iniciativas económicas surgidas de las comunidades indígenas urbanas y que formen parte de sus modelos de desarrollo, además de permitirles insertarse en la economía urbana.
  • Formación y capacitación de profesionales indígenas, principalmente mujeres, en materia de gestión, administración y comercialización, incluyendo sensibilización y formación en género que complemente los programas.
  • Respaldo a la elaboración y aplicación de códigos de conducta para la ejecución de proyectos de desarrollo económico y empresarial en territorios indígenas, que aseguren la participación plena y efectiva de los pueblos y naciones indígenas y respeten su consentimiento libre, previo e informado.
  • Mejora del posicionamiento de las producciones indígenas en los mercados locales, estatales e internacionales, con especial atención al comercio justo, la producción ecológica y las promovidas por organizaciones de mujeres indígenas que integren el enfoque de género y el empoderamiento económico y de sus derechos humanos.
  • Fomento del intercambio de experiencias entre pueblos y naciones indígenas en materia de desarrollo económico.

Objetivo 4
Respaldar a los pueblos y naciones indígenas y a sus organizaciones en la protección de sus territorios, medio ambiente, sistemas culturales y patrimonio cultural.

4.1- Medio ambiente

La especial relación que existe entre los pueblos y naciones indígenas y sus territorios, tierras y recursos, y su control efectivo ha permitido, además de su supervivencia, la conservación y el desarrollo de las zonas de alta biodiversidad.

Los territorios pertenecientes a pueblos y naciones indígenas son ricas en recursos naturales, tanto minerales como vivos, lo que ha llevado a la implantación en sus tierras de industrias extractivas contaminantes que han producido un importante degradación del medio ambiente con un fuerte impacto para la supervivencia y la reproducción de sus culturas.

Línea estratégica → Fortalecimiento institucional en materia de gestión del medio ambiente.
Actuaciones prioritarias:

  • Respaldo institucional para el reconocimiento y respeto de los derechos territoriales y medioambientales de los pueblos y naciones indígenas en los ordenamientos jurídicos y, por consiguiente, de su incidencia en la preservación del medio ambiente.
  • Apoyo a los procesos de titulación colectiva de tierras y demarcación territorial a favor de los pueblos y naciones indígenas.
  • Apoyo al uso tradicional sostenible de los recursos del territorio, así como el policultivo que asegure la supervivencia de los pueblos y naciones indígenas a través de la soberanía alimentaria.
  • Apoyo al reconocimiento y aplicación efectiva de los derechos de los pueblos y naciones indígenas sobre sus recursos de la biodiversidad, incluidos los recursos genéticos. También sobre sus conocimientos, tecnologías y prácticas tradicionales y sus innovaciones, destacando su valor científico, económico, cultural y para la conservación del medio ambiente, así como promoviendo el establecimiento de medidas legales adecuadas para su protección, incluyendo el reconocimiento de patentes.
  • Apoyo a las políticas de protección de los pueblos y naciones indígenas en aislamiento y en contacto inicial, respetando el principio de no contacto.
  • Elaboración, a partir de metodologías participativas, de indicadores medioambientales específicos para los pueblos y naciones indígenas desagregados por sexo y con enfoque de género.
  • Apoyo en la construcción de un sistema jurídico con la participación desde los pueblos y naciones indígenas y en la reconstitución de las autoridades originarias según cada pueblo indígena, respetando la diversidad.
  • Apoyo en la recuperación de los territorios comunitarios como base para la reconstitución de los Pueblos, y con los principios de reciprocidad, complementariedad, igualdad, redistribución y solidaridad.
  • Colaboración mutua con las organizaciones indígenas en las medidas de enfriamiento del planeta, alternativas al desastre climático.
  • Acompañamiento al proceso de elaboración, defensa y aprobación de la Declaración de los Derechos de la Madre Tierra.

LA AXENCIA ASTURIANA DE COOPERACIÓN AL DESARROLLU

La Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del Gobierno del Principado de Asturies, como agente protagonista para el cumplimiento de la estrategia, trabajará para afianzar una cultura de los derechos de los pueblos y naciones indígenas entre los ciudadanos y ciudadanas, así como su promoción y defensa en el ámbito de Asturias.

Colaborará en la defensa internacional en los casos más graves de represión, persecución y criminalización de las demandas indígenas, en coordinación con las organizaciones involucradas.

Impulsará la Educación en Derechos Humanos con un apartado concreto para defensa de los derechos de los pueblos y naciones indígenas, que esté presente en los programas de formación permanente del profesorado para la adecuación de los conocimientos y en los métodos didácticos a la hora de impartir la asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos.

Promoverá la inclusión de una asignatura de Educación en Derechos Humanos poniendo especial énfasis sobre derechos de los pueblos y naciones indígenas en las titulaciones universitarias de Ciencias de la Educación, Educación Primaria e Infantil y Educación Social, y la inclusión de contenidos sobre Educación en Derechos de los Pueblos y naciones indígenas en las titulaciones de Economía, Trabajo Social, Derecho, Ciencias de la Salud y Ciencias de la Comunicación, así como en la implantación de los programas oficiales de postgrado vinculados con las anteriores titulaciones.
Incrementará significativamente los recursos destinados a programas y proyectos relacionados con los Pueblos y naciones indígenas, como mínimo un 10% del presupuesto anual disponible para subvenciones a proyectos de cooperación al desarrollo.

Por otra parte, desarrollará los siguientes objetivos fundamentales en materia de derechos de los pueblos y naciones indígenas:

  • Llevar a cabo la Estratexa Asturiana co los pueblos indíxenes pa la cooperación al desarrollu y los programas específicos que se vayan concretando.
  • Garantizar y defender el derecho de los ciudadanos y ciudadanas a disfrutar de su dignidad y a ser respetados como personas sea cual sea su cultura utilizando para ello diferentes mecanismos.
  • Impulsar el trabajo de la Comisión de Pueblos y naciones indígenas constituida en el marco del Consejo Asturiano de Cooperación al Desarrollo.

LA COMISIÓN ASTURIANA DE PUEBLOS Y NACIONES INDÍGENAS

La Comisión Asturiana de Pueblos y naciones indígenas se constituye como ponencia técnica del Consejo Asturiano de Cooperación al Desarrollo con funciones de Observatorio permanente de los Derechos de los Pueblos y naciones indígenas.

Se encargará de proponer campañas de promoción de los derechos de los pueblos y naciones indígenas al Consejo Asturiano de Cooperación al Desarrollo y de asesorar a la Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu del Gobierno del Principado de Asturies en los proyectos y programas que tengan que ver con la promoción y defensa de los derechos de los pueblos y naciones indígenas o que puedan afectar a estos derechos en alguna medida.

EVALUACIÓN Y SEGUIMIENTO

Entendida la evaluación como herramienta fundamental e imprescindible para mejorar la calidad, eficacia y coherencia de las políticas de cooperación, la presente estrategia hará uso de esta herramienta con el objetivo de aprender lecciones de la experiencia y aportar insumos para nuevas intervenciones.

La Estrategia Asturiana con los Pueblos y naciones indígenas para la Cooperación al Desarrollo será objeto de una evaluación bianual, evaluación que realizará la Comisión Asturiana de Pueblos y naciones indígenas para información al Consejo Asturiano de Cooperación al Desarrollo con el fin de actualizar y mejorar la presente estrategia.